“Luchando también enseñamos”. Educadores toman centro de Carora y se suman a la protesta #5Oct

Richard Lameda | Fotos: Richard L. |

Docentes del municipio Torres este lunes se unieron a la protesta nacional convocada por las 27 federaciones de educadores, que incluye obreros y administrativos para recordar a las autoridades del sector su pliego de peticiones que llevan dos años luchando por una contratación colectiva que los beneficie social y económicamente.

Eligieron como punto de concentración la esquina de la avenida Francisco de Miranda con calle José Luis Andrade donde se apostaron con pancartas, vuvuzelas, cornetines y pitos para hacerse sentir.

Conductores que circulaban por el lugar apoyaban la acción de calle y se acercaron personas de diversas comunidades para unirse a padres y representantes también en el sitio.

Felipe Ordaz, de la Coalición Sindical de Torres dijo que esperan respuestas del ministerio sobre el tabulador de pagos de los educadores y sobre una serie de deudas que mantiene con los docentes nacionales.

Le hizo un llamado a Carmen Meléndez para que atienda las solicitudes tanto de los educadores como de los trabajadores estadales y se ponga al día con ellos.

Dijo que rechazan la política económica del Ministerio de Educación porque los tiene sumidos en el más triste abandono y miseria.

Precisó que el contrato colectivo venció en marzo y corresponde discutir las cláusulas de la tercera convención colectiva.

“Le estamos pidiendo a la comisión técnica del Ministerio de Educación para que se ponga a tono con el presupuesto que merecemos”, sostuvo.

Lusbelly Quintero, de la Federación Venezolana de Maestros, seccional Torres, dijo que hoy Día Internacional de la Docencia los educadores estamos exigiendo, además de sueldos dignos, condiciones mínimas de trabajo que aseguren la salud de los estudiantes, personal docente, obrero y administrativo, así como el mejoramiento de la infraestructura escolar.

“El Estado no cuida la vida de los niños ni de los docentes. No tenemos seguros HCM y no nos alcance el sueldo para comprarnos una pastilla”, lamentó.

Hizo un llamado a la colectividad a unirse a la lucha del magisterio por una educación  de calidad y comida balanceada en los comedores escolares que están dando apenas dos cosas, arepa con arroz o pasta con arroz que va contra una alimentación nutritiva.

Paula Pineda, jubilada, “Cuando uno se jubila piensa que va tener una vida tranquila con un sueldo que le alcance para abarcar todas las necesidades, pero la realidad es otra, en virtud que con el nuevo contrato nos quitaron las primas, profesionalización que eran para los docentes jubilados”.

Quedamos por debajo de todo salario que nos impide comprar la canasta básica para subsistir, puntualizó.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios