José Manuel Puente: Ciclo recesivo de Venezuela perdiendo el 75% del PIB en 7 años, es el más agudo en todo el mundo

Juan Bautista Salas | Foto: Cortesía |

El colapso de la economía venezolana está directamente relacionado con el colapso de la industria petrolera, de acuerdo con el criterio sustentado por el economista y profesor del IESA, José Manuel Puente, al señalar que esta es una de las principales conclusiones de un libro denominado “Venezuela en la Encrucijada Radiografía de un Colapso”.

Recordó que el 96% de las exportaciones venezolana corresponden a petróleo, el 90% de los ingresos de Venezuela eran por renta petrolera y de allí se financiaba el presupuesto nacional y el proveedor de las divisas para las importaciones, al darse un colapso del petróleo se da un colapso de la economía venezolana.

La exposición del economista se produjo en el marco del foro “Crisis Energética, Soluciones Financieras, organizado por Cedice Libertad, la Universidad Monte Ávila y el Consejo de Economía Nacional, que forma parte del Ciclo Venezuela: Soluciones Privadas para los Servicios.

Advierte que no se trata de un problema ideológico ni de escogencia de preferencia teóricas, por cuanto Venezuela no tiene el capital humano ni el financiero para rescatar a esta economía de este ciclo recesivo de siete años, pero tampoco esta en capacidad de rescatar esta industria petrolera que esta en un nivel de producción similar al que tenía a principio de los años 1935 y 1936 , y solamente con la ayuda del sector privado, de la inversión nacional e internacional es que vamos a poder rescatar a la economía y al sector petrolero.

 Admite que “Venezuela colapsó” ha vivido un ciclo recesivo muy agudo que ha hecho que el PIB per cápita, es decir la producción de bienes y servicios por habitantes para el cierre del 2019, sea  la más baja de la historia , incluso más baja que el PIB per cápita de 1950, básicamente el PIB venezolano creció de manera sostenida entre 1950 y 1977, en el 77 se da un punto de inflexión y comienza la historia de montaña rusa, boom, caída, boom ,caída muy correlacionada con los ciclos petroleros, asegurando que Venezuela no crece, tiene 20 años de desastre macroeconómico en revolución, pero también ante de las la revolución la economía venezolana estaba postrada en un ciclo de recesión muy fuerte, como la torta no crece, a cada venezolano le toca un pedazo de la torta menor”.

Al revisar la situación del PIB por sectores, sobre todo en los últimos siete años, todos los sectores han sufrido un ciclo nunca antes en la historia económica de Venezuela, dijo que el sector construcción se ha reducido en un 90%; sector comercio, 75%, sector financiero y seguros, 74%; manufactura y producción de bienes y servicios, se reduce en 71% siendo los cuatro sectores que más claramente muestran el declive económico de los últimos cuatro o cinco años.

Peor desempeño macroeconómico

“Venezuela entre el año 2014 y el 2020 lleva seis años consecutivos de recesión, durante los cuales ha perdido cerca del 75% de su PIB, es decir si el PIB en el 2014 era US$ 100 billones, para el cierre del 2020 es de US$ 25 billones y la torta de la producción de bienes y servicios, se ha reducido a un 25% de lo que era en el 2013, previo al colapso , para expresarlo en forma clara y resumida, este es el peor desempeño macroeconómico de Venezuela en toda su historia; es el peor ciclo económico que ha vivido cualquier economía latinoamericana en  su historia en los últimos 40 o 50 años, pero con cifras agregadas del FMI también quedo al descubierto que este ciclo en donde ha perdido el 75% del PIB es el más agudo que se ha registrado en todo el mundo, es decir no es poca cosa, es un gran colapso”, dijo puente.  

Precisó que este período de recesión no ha tenido que ver ni con la caída de los precios del petróleo, tampoco con las sanciones económicas y mucho menos con la COVID-19, indicando que esto permite llegar a a conclusión que estamos en presencia de una “crisis autoinducida” consecuencia de un coctel de políticas completamente equivocado  que ha conducido a Venezuela al peor ciclo recesivo de su historia y que se refleja en cinco líneas: controles de precios, controles de cambio, controles de tasas de interés, controles en el mercado laboral y expropiaciones e intervenciones que atentaron de manera directa contra los derechos de propiedad e impactaron muy negativamente los flujos de inversión privada nacional e internacional y generaron un ambiente de negocios muy negativo que dio como resultado, el ciclo recesivo más agudo de la historia económica de Venezuela y de América Latina,

Por otra parte, Puente hace referencia a la evolución de la producción petrolera, recordando que cuando llega Hugo Chávez al poder la producción estaba un poco por encima de los 3 millones de barriles diarios; mientras que el último informe de Reuter que utiliza data de la OPEP revela que en estos momentos la producción es de 359.000 barriles por día, cantidad que nos lleva a los años 30, es decir un retroceso de 90 años  con el nivel de producción más bajo de los últimos 60 o 70 años. Lo que indica que en 21 años de revolución bolivariana el país perdió el 95% de su capacidad de producción petrolera y perdió casi totalmente su capacidad de refinación.

Hizo referencia al manejo contradictorio del Fondo de Estabilización Macroeconómica, ya que Venezuela ahorro cuando los precios del petróleo eran bajos llegando a tener hasta US$ 7.000 millones y no lo hizo cuando los precios del crudo eran elevados, comenzando a sacar los recursos con llegada de la revolución y en estos momentos apenas el FEM tiene 3 millones de dólares, viviendo una gran paradoja ya que después de haber recibido más de 1 billón de dólares entre 1999 y el 2020, después de ese cañonazo de petrodólares, Venezuela vive la peor crisis económica y social de su historia y esto tiene que ver básicamente con el mal manejo macroeconómico de la revolución.

Asegura Puente que cuando estamos a finales de 2020, si en este momento  no se ha hecho nada, no se ha implementado un programa de estabilización que logr5e estabilizar al enfermo y recupere el crecimiento, estabilidad de precios y abastecimiento es muy probable que el 2021 sea el octavo año de catástrofe macroeconómica y se agregue ese 75% de caída en la producción.

Advierte que si en el 2020 la economía se contrae en un -15% , como proyectaba inicialmente el FMI, Venezuela habría perdido el 72% de su PIB; pero si se contrae  como lo predice CEPAL en un 26% la contracción total -75% , es decir que Venezuela habrá perdido entre el 72% y 75% de su PIB total teniendo en cuenta las cifras de cierre del 2020 que va estar por encima de dos dígitos, 20 o 25%

Cómo salir de la crisis

Recuerda el economista que llegaste hasta aquí porque hiciste muchas cosas malas, pera revertir esta tendencia, ahora haya que hacer muchas cosas buenas por mucho tiempo.

Señala que lo primero es  generar una transición política, donde tengamos un presidente electo con una gran mayoría y un gran apoyo político de base, que tenga el mandado de implementar un Programa de Estabilización  y que este consiga un volumen de recursos importantes en la comunidad internacional, habrá que llevar  a cabo en tres etapas:

“Los primeros 100 días de nuevo gobierno, un Programa Social de Emergencia, subsidios directos focalizados para el 50% o 60% de la población para ayudarlos a sobrevivir este período de catástrofe económica; un segundo paso es un Programa de Estabilización que requiere de grandes volúmenes financieros para poder rescatar los equilibrios macroeconómicos básicos, crecimiento, controlar la inflación y generar pleno abastecimiento en la economía; una vez estabilizado el enfermo, ya se puede centrar en una tercera etapa, que es un Programa de Cambio estructural y reformas institucionales y constitucionales, esto quiere decir que hay que encender tres o cuatro motores de crecimiento diferentes al petróleo, como petroquímica, frutas tropicales, turismo, sectores con alta capacidad de crecimiento, que puedan acompañar al petróleo y generar una economía diversificada y dejar ser la víctima de la maldición de los recursos naturales”, dijo Puente.

Señaló que el problema de Venezuela no es no tener petróleo, sino tener demasiado petróleo, lo que genera en este contexto unas expectativas muy perversas, una sociedad rentista, con instituciones rentistas, con una clase política rentista y con un aparato productivo rentista.

“Tenemos que romper con esa maldición y utilizar al petróleo para que juegue a nuestro favor y cada uno de los motores que empuje a tres o cinco motores alternativos que logren diversificar a la economía y finalmente las palabras de Uslar Pietri cobran vida, sembrar el petróleo y lograr diversificar a la economía y no depender del comodity más volatil del mundo”, dijo José Manuel Puente.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios