#OPINIÓN Gaveta azul: Bochinche #16Nov

Pedro J. Lozada | Ilustración: Victoria Peña |

Acaso el comentario del Generalísimo Sebastián Francisco de Miranda  detenido y entregado a las fuerzas de la corona española  al caer la primera república, se ha convertido en maldición y nos condena a practicar la responsabilidad de conducir nuestras vidas sumidos en el desorden de una constante rochela…”Bochinche, bochinche, este país es puro bochinche”, frase despectiva pronunciada en un momento de derrota, revelando más desencanto que frustración y mostrando en paralelo un grado de aceptación resignada a un destino de guerrero, siempre al borde del triunfo que a última hora le era negado.

Luchador incansable, leivmotiv de una vida intensa como pocas, de extremos existenciales en sus dimensiones vitales. El soldado, combatiente en  tres grandes revoluciones históricas; el diplomático y conspirador al lado del activista perseguido por la corona española. El culto bibliófilo coleccionista de incunables y ediciones príncipes, de editores míticos como el veneciano Aldo Manucio, libros tan valiosos cuya  colección de 160 tomos fueron la prenda del préstamo con el que armó su expedición libertadora de 1806, fracasada al arribar a La Vela de Coro,  tal vez la más monárquica de las provincias de la  Capitanía General de Venezuela. Por si fuese poco, un gran seductor amante de testas coronadas y conjurado político juzgado  por los tribunales de la revolución Francesa, con su terrible opción binaria: Libertad por inocente, o guillotina por culpable.

Hombre que vivió  envuelto en tal  vorágine de ambientes, sucesos y circunstancias límites que otorgaron a su carácter y voluntad una talla de cíclope de donde surge la  voz y el dicterio que sin pretender bautizarnos,  lo  consuma,  reafirma y concluye refrendando la sentencia, 

Cabe preguntar: Será necesario  darle siempre la  razón, como ha sido hasta ahora –porque de que somos bochincheros, es  difícil dudarlo–  o es necesario cambiar de talante, intentar enseriarnos más e iniciar un camino de reorientación de las formas.  Analicemos este  asunto   a ver si  logramos esclarecer y reorientar las motivaciones que dan  origen al desborde emocional,  al desorden ladrón de tiempo y enfoques, cercenando a locas el buen ritmo de una reunión, una tarea cortada sin ton ni son, interrumpiendo la solución de un problema  creativo,  o perdiendo  el hilo conductor  de  un estudio a punto de concluir.

Comencemos por lo que hace de disparador y el porqué. Bueno es sonreír y llegar hasta la risa franca  es natural, alegra  el entorno y en  altos de breve descanso durante el trabajo, fomenta la empatía, lo que a su vez redunda en fortificar el espíritu de equipo. Hasta aquí  cualquier resultado será positivo  y en caso contrario hace de muro de contención  al  desencanto y al sentido de frustración, si todo quedara en tal estado y se pasara luego a la situación normal de la  que tomamos un breve respiro. Cualquier  otra manifestación adicional, será un exceso y como tal dañino por definición.  Qué sucede en nuestros grupos de labor o tareas  con esas tomas de tiempo, ese “stop” necesario para verificar algo, aclarar  un estado, o un concepto. Con frecuencia desvirtuamos la  arista  sana y positiva derivando con un comentario jocoso a prolongar lo que debió ser  un breve alto, intentando estimular y aupar  su volumen e interés, se ajuste  o no a lo que tenemos entre manos, torpedeando nuestra efectividad y gozándola  a montón como lo mejor que nos pueda ocurrir o suceder,  olvidando que  así creamos un hábito  cuya  repetición  mecánica nos sujeta a la actitud del “pate´rolismo antiparabólico”, semilla certificada del” bochinche”. 

Desorden y confusión que con más prisas que pausas ha venido minando y contaminando  casi todo cuanto emprendemos hasta el llegadero  (por estas calles dixit) hoy día, de ver a un alto oficial, tal vez  del generalato, repartiendo leña,  “leña”  de verdad (trozos del ramaje o las raíces   de un árbol) para combatir el bloqueo económico instaurado por Trump, y sus secuaces, incluidos algunos “vende patria” , medida imperial que nos impide tener  gasolina, gas y querosén, nada menos que a nosotros, los que hace nada pregonábamos a grito pelado, como “Potencia” al fin, ser dueños de las más grandes reservas de hidrocarburos  DEL MUNNNDO…

Dios mío qué  vergüenza, hasta cuando la repetición incesante de las bobaliconas mentiras de todos los días, que Trump, Trump y Trump, y más Trump que provoca lanzarles  trUmpetillas cada vez que abran la boca para decir lo mismo. Atrévanse a dejar el bochinche de estar mintiendo  cada vez de forma más  ramplona y acaben  con esta tortura  de seguir  desgobernándonos. Busquen, registren, horaden si es posible  en  vuestras cavernas mentales, quizás en algún olvidado rincón encuentren un  breve  rasgo de valor y nobleza que les  avergüence de haber mentido  de forma tan procaz y reiterada, otorgándoles  la fuerza y coraje suficiente de abandonar el tremendo  bochinche que formaron y digan de una buena vez, con el señor Presidente al frente, acompañado   de las otras cabezas visibles  del régimen y si fuese  viable, con las voces  detrás del trono.  pregonasen:

–Estamos  equivocados, hemos tratado de armar políticas  sin la mínima idea de cómo

llevarlas a cabo, improvisaciones constantes, caprichos de almohada, corazonadas medio ahítas en la sobremesa  rociada de blend  18 años de una parrillada dominguera; planes que solo  fueron dogmas  mal repetidos de fracasados intentos realizados  en  lares de supuestos gobiernos amigos. Conceptos fosilizados esgrimidos como verdades absolutas y una desmedida incapacidad gerencial, más la indiferencia por una real formación  –más provechosa con menor gasto de tiempo y energía — que los esfuerzos por aparentar dominio y maestría de lo que ignorábamos hasta la ortografía correcta. En fin la más crasa ignorancia y falta de preparación en todo sentido, nos  ha conducido donde estamos: Un tremendo  lio incomprensible hasta para quienes lo crearon y se  empeñaron en mantenerlo hasta observar la imposibilidad absoluta de librarnos de este berenjenal, orientados por  erradas convicciones  y funestos caprichos. Por todo lo dicho,  a la vista  plenamente  manifiesto en el caos  creado por el régimen que durante veinte años ayudamos a forjar,  hemos sostenido y ahora encabezamos,   no tenemos más alternativa que  renunciar.  No es posible arrastrarnos más profundamente. Renunciamos.

Y nosotros los pisoteados una y cien veces por este malhadado desgobierno, no podemos esperar lo antes narrado,  ebria esperanza mal fundada en una sindéresis inexistente. Cansados de tantos errores propios, agotados por el cúmulo de frustraciones y sorprendidos  por la sordera y caradurismo del bochinchoso desgobierno que nos rige. Nos negamos a seguir quebrando lanzas en su contra.

No, no debemos desmayar. Es solo cansancio,  debemos seguir, no importa repetir las mismas acusaciones y usar de iguales  epítetos y calificativos. Los cabecillas  de este  bochorno seguirán aferrándose con uñas y dientes al aparato del Estado, por desvencijado que esté. Ese  ochenta por ciento que les rechazamos,  encontrará la forma de cimentar un frente de lucha dirigido a la victoria. Las  aristas opositoras deben dejar de lado la confusión y el desorden (acepciones académicas que definen “bochinche”) y acordar un frente común  en el que se decrete el exilio del relajo, –forma más general asociada  al despectivo vocablo mirandino;  y se trabaje contando con el arrojo  del que siempre ha hecho gala el pueblo venezolano al lado de nuestra alegre disposición vital, controlada  para   no excedernos,  tarea  de orientación y conducción  de una fuerza primaria  innata que demuestra la arraigada conciencia  de libertad de la que tan valiosos testimonios,  hoy convertidos en historia, ha forjado  el coraje y espíritu  luchador  del venezolano.

Pedro J. Lozada

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios