OEV: Campaña previa a elección del 6D no ha despertado gran ambiente electoral #30Nov

Juan Bautista Salas | Foto: Archivo IMP |

No ha despertado gran ambiente electoral la campaña previa a la elección parlamentaria 2020, según se desprende de un estudio de observación de la campaña realizado por el Observatorio Electoral Venezolano (OEV) junto a su red nacional de observación.

El 82,3% de los observadores percibe algo o poco ambiente electoral sobre las elecciones para la Asamblea Nacional del 6 de diciembre, de acuerdo con lo que han observado, leído o escuchado entre sus conocidos y la gente en general.

Un formulario de apreciación de la campaña electoral 2020 fue contestado por 395 observadores distribuidos en los 23 estados y el Distrito Capital.

La actual campaña de más de 14.000 candidatos a diputados empezó el 3 de noviembre y finaliza el 3 de diciembre a la medianoche. Para este estudio, los observadores apreciaron el comportamiento de los primeros 15 días de campaña. En nuestro informe poselectoral ampliaremos con resultados de la segunda parte de la campaña, aún en curso.

A partir de estos primeros resultados, enuncian cinco características de la campaña electoral 2020, inédita por ser la primera venezolana en período de pandemia, al tiempo que es una elección desconocida por parte de la oposición política y por sectores de la comunidad internacional a razón de diversos cuestionamientos.

 El oficialismo está haciendo la campaña

Entre una lista de actividades propias de campaña, que suelen organizar los partidos políticos y alianzas electorales, el mayor porcentaje lo alcanzaron las reuniones de consejos comunales y/o comunas del Gran Polo Patriótico: 69,4% de los observadores en el ámbito nacional las ha observado. Le siguen las reuniones del GPP en espacios públicos, vistas por 61,5% de los observadores, y los actos públicos masivos de la misma alianza electoral con 100 personas o más, reconocidos en sus regiones por 47,9% de los observadores.

La oposición que participa ha sido vista por 27,9% de los observadores en reuniones en espacios públicos, por 20,5% de los observadores en visitas casa por casa y por 13,7% de los observadores en actos públicos masivos de 100 personas o más.

En las lecturas de estos resultados está implícita una suma del porcentaje individual de cada grupo político más el porcentaje de la opción «ambos», en el entendido de que también esta última los abarca.

El Reglamento Especial de esta campaña establece que, en virtud del estado de alarma vigente para enfrentar la pandemia, contentiva de normas sobre distanciamiento social y medidas biosanitarias, las actividades de los partidos relativas a reuniones públicas y manifestaciones, y en general, cualquier tipo de evento de masas, quedarán sometidas al régimen excepcional vigente, y que debería ser estricta la observancia y el cumplimiento de los protocolos sanitarios y de bioseguridad. Pero el reglamento también incorpora unas “condiciones especiales” referidas en el artículo 15: “A instancia de parte, se podrán evaluar las condiciones especiales propuestas por las organizaciones con fines políticos y autorizar aquellos actos que no vulneren las medidas vigentes”.

Bases de apoyo de la campaña

La mayoría de observadores reportó que consejos comunales (69,4% de los observadores lo han visto, escuchado o leído), alcaldías (59%), gobernaciones (51,7%) y empleados públicos (48,6%) están desarrollando actividades o eventos electorales a favor de la alianza oficialista.

Esta es una práctica que se repite desde procesos electorales anteriores, a pesar de que el marco jurídico nacional prohíbe expresamente a los funcionarios y empleados públicos expresar parcialidades político-partidistas de ningún tipo en el ejercicio de sus cargos.

Mientras que el 61,7% de los observadores ha visto, escuchado o leído que el Gran Polo Patriótico han hecho actividades o eventos electorales a través de sus partidos políticos, el 33,9% ha apreciado lo mismo, pero con partidos o alianzas electorales de la oposición política que participa en esta elección. Este de los partidos políticos es precisamente la agrupación o sector de la lista de opciones en la cual los sectores no oficialistas alcanzan el mayor porcentaje de actividades o eventos electorales en desarrollo.

Ocho de cada diez observadores han escuchado, visto o leído propaganda electoral por televisión nacional o regional, siete de cada diez han recibido este tipo de mensajes propios de la campaña electoral a través de la radio y seis de cada diez ha visto propaganda por medios digitales.

Al preguntarles, seguidamente, en cuáles redes sociales del medio digital han escuchado, visto o leído propaganda electoral, las respuestas con mayor número de frecuencias se inclinan hacia que 58% la ha visto mediante Facebook y 51,1% también las ha recibido a través de WhatsApp, tratándose en ambos casos de propaganda a favor del oficialismo. Igualmente inclinados hacia esta misma parcialidad electoral, siguen en esta lista la propaganda mediante Twitter, Instagram y YouTube en orden decreciente.

La oposición que participa, aquí también, aparece con desventaja: 37,5% de los observadores han escuchado, visto o leído propaganda electoral de este sector político mediante Facebook y 32,1% a través de la mensajería de WhatsApp. También en porcentajes minoritarios los observadores han visto propaganda de estos grupos en Twitter, Instagram y YouTube, respectivamente.

Si nos referimos, para cerrar este punto, a otros lugares o sitios donde también la red nacional del OEV ha observado, escuchado o leído propaganda electoral, alrededor de la mitad de los observadores ha constatado la presencia de mensajes de este tipo a favor de la alianza oficialista en centros comunales, en alcaldías o gobernaciones y en instituciones públicas.

Todos los funcionarios públicos están al servicio del Estado y no de parcialidad alguna, dice la Constitución. El Reglamento de la LOPRE establece que a los funcionarios públicos les está prohibido actuar, en ejercicio de la función pública, orientados por sus preferencias políticas, a favor o en detrimento de cualquier organización con fines políticos, así como utilizar su cargo para favorecer o perjudicar electoralmente a un candidato.

El oficialismo provee con fines electorales

En cuanto a la actuación de funcionarios, más de la mitad de los observadores ha visto, escuchado o leído que la alcaldía de su municipio ha estado en actos de campaña acompañando a candidatos a favor del Gran Polo Patriótico o bien funcionarios públicos utilizando su cargo a favor de la parcialidad política oficialista.

Sobre el uso de los programas sociales gubernamentales durante la campaña electoral, 59% de los observadores ha recibido, observado, escuchado o leído sobre entrega de alimentos por parte de grupos oficialistas (PSUV y aliados), mientras que 45% ha sabido de entrega de medicinas de parte de la misma alianza.

En relación con las jornadas de servicios públicos llevadas a cabo por el gobierno central, gobernaciones o alcaldías durante la campaña electoral, entre el 32% y el 47% de los observadores ha recibido, observado, escuchado o leído de recolección de basura, recarga de gas o entrega de agua (camiones cisterna) relacionadas con el oficialismo. En menor medida, 19,5% de observadores ha sabido de jornadas de entrega de leña para cocinar por parte del oficialismo, en un país con una profunda crisis en el acceso al servicio de gas doméstico.

 El CNE está motivando la participación

Al consultar si los observadores han sido testigos de actividades o actuaciones del Consejo Nacional Electoral central y/o regional en lo respecta a las elecciones del 6-D, más del 50% ha visto campañas educativas de cómo votar, campañas o declaraciones que motivan a la gente a votar y campañas educativas de medidas de bioseguridad a cumplir por parte del elector el próximo 6 de diciembre, con este mismo orden de frecuencias de respuestas.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios