#OPINIÓN El agua de vida #23Mar

William Amaro Gutiérrez | Ilustración: Victoria Peña |

El Día mundial del Agua fue proclamado por la ONU en 1992, se celebra el 22 de marzo de cada año y su principal objetivo es crear conciencia en el hombre de la importancia de cuidar el llamado oro líquido para la vida de los seres humanos y las especies en la Tierra. Posteriormente tuvieron lugar otras menciones como el Año Internacional de Cooperación en la Esfera del Agua 2013 y el Decenio “Agua para el Desarrollo Sostenible”, 2018-2028. Todo este esfuerzo, yo diría entre comillas, por cuanto hay muchos intereses de poder y económico en los proyectos de las superpotencias, remarca la idea de la ONU de que el agua es fundamental para el desarrollo de las sociedades y para preservar la paz mundial. Y es interesante meditar un poco, en lo que dice la ONU en esta declaración, acerca de “preservar la paz mundial”. Veremos la razón.

“La madre de las guerras, tan anunciadas por los apocalípticos, será por el control del agua potable y los alimentos. Según un informe elaborado por el ejército canadiense, titulado “El Contexto de la futura seguridad 2008-2030″. Las fuerzas canadienses estiman que la lucha entre los estados será por el control de recursos tales como el agua y los alimentos y prevé la peor de las situaciones. En este mismo informe aseguran, que los glaciares del Himalaya desaparecerán sin duda hasta 2035, lo que privará a más de 750 millones de habitantes de la región del Himalaya-Hinde-Kush y China de su fuente de agua potable”. ¿Cómo les parece?

“Millones de chinos sin agua por las sequías más severas en medio siglo”. “Los islamistas acusan a los países desarrollados de derrochar el agua”. “Israel amenaza con limitar suministro de agua a Cisjordania”. “Rusia puede afrontar escasez de agua a pesar de sus enormes reservas.” “Resolución de la ONU declara el agua potable derecho humano básico.” “Planeta en desierto por falta de agua.” sp.rian.ru/ecology. No queremos ser profetas del desastre. Solo alertamos lo que Dios ya ha profetizado. “Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin” Mateo 24:6

De verdad lo que más preocupa a DIOS no son los eventos bélicos que se anuncian en su misma Palabra, por cuanto así tiene que suceder, así está predicho, sino el despilfarro del Agua de Vida que el Señor Jesús ofrece de manera gratuita. El ser humano no se detiene a meditar, a reflexionar, a probar la promesa hecha por Jesús a la mujer samaritana en el pozo de Jacob, cuando se acercó a buscar agua. “Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber” Juan 4:7. Y después de una breve conversación donde ella hace algunos alegatos al Señor que todos conocemos. El Señor al final le explica que el agua potable por la cual los hombres con poder político y bélico se van a matar en el futuro, al tomarla le volverá a dar sed. “Pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua, que brota para vida eterna”. Y la respuesta de la mujer no se hizo esperar. “Señor, dame de esa agua, para que no tenga sed, ni venga aquí a sacarla.” Juan 4:14,15.

La oferta del Señor Jesús sigue abierta, sigue vigente. Es cuestión que cada uno de nosotros la tome en serio a través de su Evangelio, de su Palabra, no de una u otra iglesia o congregación religiosa, DIOS será quien le lleve a la que practica la Verdad verdadera, busque de ella, medite y obedezca su Palabra entonces, estará acercándose a esa Agua de Vida que saciará su sed para siempre.

¡Hasta la semana que viene Dios mediante por la WEB!

William Amaro Gutiérrez

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios