#OPINIÓN Llegará un día… (Parte II) #11May

William Amaro Gutiérrez | Ilustración: Victoria Peña |

Llegará un día, como ya lo hemos dicho, cuando los daños que el hombre ha causado a la tierra serán irreversibles y tendremos que sufrir las consecuencias gobernantes y ciudadanos con preocupación y angustia. “Y será en aquel día, dice el SEÑOR, que desfallecerá el corazón del rey, y el corazón de los príncipes, y los sacerdotes estarán atónitos, y se maravillarán los profetas.Jer.4:9. Entonces, los acontecimientos que vendrán, por los efectos antes descritos, confirmarán el cumplimiento de las profecías que están registradas en las SAGRADAS ESCRITURAS. O sea, los gobiernos y gobernantes más poderosos en el mundo se pondrán de acuerdo para paralizar las grandes industrias del planeta responsables principales de la emanación de gases contaminantes con el fin de “hacer algo” ante la avalancha de desastres que estaremos presenciando. Las máximas autoridades religiosas serán los verdaderos líderes de estas medidas Y todos, estarán de acuerdo en tomar un día a la semana para darle descanso al deterioro del planeta lo cual se verá muy bien. Estarán de acuerdo que incluso sea con medidas coercitivas, a través de leyes de cumplimiento obligatorio y ese día será el domingo.

A una sola voz decidirán que ese día de descanso de la tierra sea tomado también como el día de adoración a Dios y de unión familiar para agradar al ALTÍSIMO, invalidando lo que Dios desde la eternidad estableció en las SAGRADAS ESCRITURA en cuanto al verdadero día de reposo y adoración; y pueda obrar sobre los terribles efectos que la naturaleza, pero no lo hará. Por cuanto la desobediencia ha llegado a su límite. La suerte de este planeta está echada. La profecía ya lo ha establecido como lo vimos en la entrega anterior “Y las naciones se enfurecieron, y vino tu ira y llegó el tiempo de juzgar… de destruir a los que destruyen la tierra” Apoc.11:18. La suerte de los malos y desobedientes, de los que han destruido la tierra física y moralmente, es muy adecuada: ellos mismos serán destruidos.

Ese día, cuando todo esto suceda, se estará dando cumpliendo a la última profecía que falta, contenida en el libro de Daniel 7. Donde la obediencia a la Palabra de Dios se pondrá de manifiesto como lo afirma el mismo Dios. “Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo” Dan.7: 25.

Después de estos eventos llegará el día tan esperado. Dios, en la persona de nuestro Señor Jesucristo, como máximo Juez, Omnipotente, bajará por segunda vez a esta tierra a hacer justicia a aquellos que blasfemaron contra él y a aquellos que le aceptaron y siguieron en obediencia, pese a las circunstancias adversa sufridas. “Pero se sentará el Juez, y le quitarán su dominio para que sea destruido y arruinado hasta el fin, y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán” Dan 7:26,27. ¿AMÉN?.

¡Hasta la próxima semana, Dios mediante por la WEB!

William Amaro Gutiérrez

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios