La Sinfónica Simón Bolívar vuelve a la Sala Virtual con dos grandes obras

Prensa Sistema Nacional de Orquestas | Foto: Cortesía |

Este fin de semana la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar compartirá en su sala virtual un concierto ofrecido el 12 de noviembre de 2010 en la Sala Simón Bolívar del Centro Nacional de Acción Social por la Música y dirigido por el maestro nicaragüense Giancarlo Guerrero que contó con la destacada participación del maestro David Ascanio.

Desde este sábado 15 de mayo, estará disponible en la pantalla de estreno de la Sala Virtual, para el deleite de seguidores y público amante de la música sinfónica. “Estaremos compartiendo desde nuestro canal de YouTube El Sistema esta joya artística, que es parte importante del crecimiento y evolución de nuestro programa educativo y social”, expresó el sistema de orquestas en un comunicado de prensa.

El repertorio estará compuesto por el Concierto para Orquesta escrito por Witold Lutosławski entre los años 1950 y 1954, a iniciativa del director artístico de la Orquesta Filarmónica de Varsovia, Witold Rowicki, a quien está dedicado. Su estructura está marcada en tres movimientos, que duran alrededor de 30 minutos y constituyen el último peldaño y un logro notable del compositor en el período folclórico de su obra.

El concierto para orquesta difiere de las obras tempranas de Lutosławski no sólo en su mayor extensión, sino también en que lo que se toma del folclore son sólo temas melódicos. El compositor los amolda a una realidad diferente, les da nuevas armonías y agrega contrapuntos atonales, convirtiéndolos en formas neobarrocas. Así, la obra podría clasificarse tanto en el nacionalismo como en el neoclasicismo.

En la segunda parte, la orquesta junto al maestro David Ascanio interpretarán el Concierto para Piano y Orquesta No. 1 en Re menor, Op. 15 de Johannes Brahms. Esta obra fue compuesta en 1858, después de un prolongado período de gestación. Durante su creación, el compositor pasó de una sonata para dos pianos a una sinfonía, hasta decidirse finalmente por el formato de concierto. Fue escrita en uno de los peores momentos de su vida, después de ver como su maestro y compañero, Robert Schumann, perdía el juicio y finalmente moría en un manicomio.

Esta obra simboliza el esfuerzo de Brahms por combinar los efectos pianísticos con la orquesta, a diferencia de sus predecesores, que limitaban el papel de esta última a un mero acompañamiento del solista.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios