#OPINIÓN Caleidoscopio: Nomaland #22Jul

Director: Chloe Zhao / Guion original: Jessica Bruder

Si usted vive en Venezuela lo más probable que en su alrededor hay una casa abandonada con muebles cubiertos en sábanas de colores infantiles; con ollas decorando la silenciosa cocina, lo más probable conozca a alguien que luego de tener todo lo material para vivir, hoy está en otro país durmiendo en algún colchón prestado.

El film Nomaland (País nómada) trata sobre una mujer Fern (Frances McDormand), que después de perderlo todo durante la recesión económica en EEUU del 2008, se embarca en un viaje hacia el oeste americano viviendo como una nómada en una caravana, Fern toma su camioneta y se pone en camino para explorar una vida fuera de la sociedad convencional, como nómada moderna.

En EE. UU. viven un millón de personas en casas rodantes a tiempo completo, muchos de ellos superan los 60 años y con la pandemia han aumentado las ventas de caravanas a adultos de 20 a 35 años.

Nomaland se basó en un libro llamado «País nómada”, que es un completo trabajo periodístico de la norteamericana Jessica Bruder sobre la vida en autocaravana de miles de estadounidenses de clase media que, tras la profunda crisis económica de la última década, han tenido que abandonar sus casas y lanzarse a la carretera, viviendo en sus camionetas y recorriendo el país de punta a punta en trabajos eventuales con los que completar sus exiguas pensiones.

Es un film melancólico y feliz, terrenal y épico, nada sentimental, pero definitivamente conmovedor, y lleno de dolor por el pasado perdido a la vez que de esperanza en un futuro incierto.

Creo que al terminar de verla es necesario tomarse unos segundos, respirar y reflexionar sobre como se ha llevado la vida y como podría ser en años por venir: la vejez, la soledad, el tiempo perdido trabajando años en una empresa, en darle la vida y su tiempo a seres que se van en su rumbo desconocido, el valor de lo material ante lo efímero del hoy.

Gana en plena pandemia tres premios Oscar incluyendo la mejor película 2021, cuenta a través de atmósferas y momentos improvisados, una historia de resiliencia y temple. Es necesario verla.

Nomaland muestra también el lado oscuro de la económica estadounidense, pero a la vez dignifica y celebra la capacidad de reinvención de los desheredados del sistema social. 

En el libro país nómada la periodista Bruder describe que los nómadas, los que viven en caravanas, es una mano de obra de bajo coste para las empresas, causa pocos problemas y de es fácil prescindir, son personas profesionales con alguna discapacidad, seniles, abandonados por sus familias, que trabajan en empresas de servicios al límite de sus fuerzas, por ejemplo, tal como en el film se nota, para que el resto de los estadounidenses reciban a tiempo en sus casas los regalos de Navidad.

Lo cierto que como usted sabrá, la mayoría de estas personas nunca imaginaron que podrían acabar así, creían estar más o menos a salvo en su condición de clase media y la vida nómada se presentó ante ellos como la única posibilidad de salir a flote, eso sí, trabajando ahora duramente para tan sólo comer y llenar el tanque de gasolina.

Nomaland también nos muestra personas cansadas de vivir a la carrera y llenas de hiper consumismo, siempre comprando cosas en busca de satisfacción, pero nunca encontrándola. A todos ellos la vida les cambio de un momento a otro.

A nosotros los venezolanos la historia nos es afín, Fern pierde su empleo después del cierre de una fábrica de materiales de construcción, donde trabajó durante años, junto con su esposo, quien recientemente falleció. Fern decide vender la mayoría de sus pertenencias y comprar una furgoneta para vivir y viajar por el país en busca de trabajo.

A veces se vende todo y se gana carácter.

Fritz Márquez