miércoles, noviembre 17, 2021
Inicio Opinion #OPINIÓN Cataplasmas #24Oct

#OPINIÓN Cataplasmas #24Oct

-

Mi amigo de hace muchos años el profesor Gerardo Castillo Riera, ahora en el cielo de Chata, Chaia y  su mama Chichina, siempre me mandaba  unos Power Point  muy interesantes y divertidos, al igual que lo hacía Juan Perera, ahora bajo custodia celestial de  María  Engracia,Chia,Lila y la Maguacha,  . En verdad esta era una manera afectuosa y entretenida de  recordar a personas que por más años que pasen  siempre están con uno, siempre están ahí, parados en el   tiempo, sin hacerse nunca viejos y como habitantes de Comala.

Uno de estos PP enviados por  Gerardo  contiene una  lista de remedios antiguos, muchos de ellos desaparecidos. Uno en particular me estremeció, la Antiflogistina. En el   power point no explican su uso pero yo lo recuerdo muy bien. Era un tarrito que contenía una pomada blanca  olorosa a caimán con mono.

- Publicidad -

La recuerdo muy bien porque yo fui una de sus víctimas debido a que sufría de crisis de asma bronquial y para destaparme el pecho la usaban en mi contra. Les cuento:

Apenas me daba una gripe o catarro con sospecha de afectar los pulmones o los bronquios  inmediatamente me  metían en el cuarto de mamaíta, uno de los principales por donde no pasaban  corrientes de aire. Trancaban las ventanas de manera hermética, igual se hacía con la puerta de  la habitación y quien entraba o salía tenía que  ponerse de medio lado para no abrirla de par en par, es decir, entrar y salir de  esta habitación era algo sigiloso, como si  quienes entraban   fueran espías.

Estando en el encierro se procedía a la terapia. Jarabes amargos y cataplasmas. Estas cataplasmas consistían en unos pañitos que hervían en agua, luego le untaban un poco de esa antiflogistina, la cual previamente también calentaban en baño de María. De esta forma la cataplasma era un emplaste supercaliente.  Me ponían un pañito en el pecho y el otro en la espalda y del  dolor pegaba gritos,  lo cual hacia  expresar a la   “mujer de adentro”  convertida en enfermera “Aguante que esos gritos demuestran que se le está aflojando el pecho”.

Para suplementar el tratamiento ponían al lado de la cama una inmensa ponchera de agua  hirviendo  y  dentro de ella  arrojaban unas hierbas secas y varias cucharadas de vick vaporub o mentol Davis, me ponían un paño sobre la cabeza y me hacían inhalar ese vapor asfixiante, tosía y tosía desesperado y otra vez la  improvisada enfermera alegaba que  esto era producto de la sanación que se estaba produciendo  dentro de mi pecho.

A las horas cuando se enfriaba el horroroso emplaste  me quitaban  los pañitos, cosa muy dolorosa porque prácticamente se me pegaba como una  segunda piel. Pero la cosa no terminaba allí  porque para sacarme las costras de antiflogistina seca me tenían que frotar pecho y espalda con trementina. Eso me producía un gran alivio aunque seguramente el frío de este líquido me causara seguramente una nueva congestión bronquial.

Para que este tratamiento surtiera efecto  uno tenía que permanecer no menos de siete días en este encierro a cal y canto. Cuando por el poder de la niñez uno se curaba totalmente, salía a la calle como alumbrado  y como si al mundo lo acabaran de hacer. Durante todo el tiempo de estar uno postrado en cama toda la casa estaba en emergencia, por todas partes se sentía el amor que nos tenían a los niños de esa época. Casi nos mataban intentado protegernos, tanto así que  de vaina salíamos vivos de un catarro.

Jorge Euclides Ramírez

- Publicidad -

Debes leer