Reflexión – Después de Halloween

William Amaro Gutiérrez |

Hace poco se celebró en el mundo estas horribles fiestas. Y uno se pregunta ¿Qué queda en el alma de una persona, que “gozó mucho”, después de Halloween? Quienes decidan ver en estas celebraciones algo que no tienen nada de malo, es su problema. Cada quien hace de su vida lo que le dicta su conciencia. Pero, sise dicen cristianos, pues, rendirán cuentas a Dios,a su debido tiempo. Por cuanto, estas actividades, que se multiplican año tras año, arrastran un origen que lo ligan a prácticas satánicas que todo cristiano debería saber. Y para que no le queden dudas, a quienes dicen creer en Dios, vean lo que dice su Palabra. “Y si os dijeren: Preguntad a los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando, responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos? Isa.8:19. “Puesto que “los muertos nada saben” (Ecl. 9: 5), es evidente que no se los puede consultar, y quien pretende hacerlo, se engaña. El hombre no es capaz de una mayor necedad que la de abandonar al Dios vivo para colocarse bajo la influencia del autor de la muerte. Los que rechazan la verdad porque no les resulta agradable, quedan indefensos ante las mentiras del diablo (2 Tes. 2: 10-11).” Diccionario Bíblico Adventista.

Mucho se ha dicho y explicado acerca de lo nefasto de estas celebraciones en el ámbito de la cristiandad. Se les ha amonestado bastante por su participación en ellas. Por ello, deberían saber que es algo, que obviamente no agrada a Dios. Que condena nuestro Señor Jesucristo, como lo vimos en los textos anteriores. Más bien recomienda “Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios, así abundéis más y más” 1 Tesa. :1. ¡Ese es el llamado! Que abundemos más y más en las cosas que agradan a DIOS. Sin embargo, ante estos textos tan claros, Ud. ve como, multitud de personas,mujeres y hombres. Padres y madres con sus hijos pequeños, hasta recién nacidos. Abuelas, abuelos, jóvenes y ancianos aún, perteneciendo a iglesias cristianas, los ofrendan al enemigo de la Luz y se complacen en andar en la oscuridad. ¡Triste!

Es impresionante ver a través de los medios masivos de información como Halloween ha captado la voluntad y el pensamiento de grandes y chicos. No tienen rubor en “pintarrajearse” de brujas, cadáveres, vampiros y zombis que hasta ridículos se ven, solo para estar a la moda, arrastrando a toda la familia y obviando que son fiestas impulsadas por el enemigo de Dios. Las multitudes de todos los rincones del planeta, en medio de muchísima ignorancia, las adoptan como una actividad simpática, “chévere”, que no tiene nada de malo, lo que indica claramente, que el Espíritu Santo de Dios se está retirando de este mundo y lo que viene es más maldad y destrucción.

Cuando Dios en el libro de Apocalipsis nos hace un llamado desesperado a salir de esa ignorancia, de la Babilonia espiritual. Que son las distorsiones y la confusión que reina en las distintas iglesias,como este tipo de cosas. A que abandonemos la oscuridad y busquemos la Luz Admirable que es Cristo Jesús. Lo hace, para librarnos de las nefastas consecuencias que les esperan a aquellos que hacen caso omisos a su palabra. “Y oí otra voz del cielo, que decía: salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas”. Apoc. 18:4. ¿Cómo les parece? ¡Hasta el martes Dios mediante! Próximo artículo: “La violencia y la mujer”.
William Amaro Gutiérrez
[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios