Va Pensiero – El objetivismo

Claudio Beuvrin |

Una de las novelas más leídas en los Estados Unidos es La Rebelión de Atlas, publica en 1957. Fué escrita por Ayn Rand,una filosofa ruso-judía, hija de un propietario que fue expropiado por los comunistas, hecho que mermó fuertemente su calidad de vida. A los 20 años logra salir de la URSS, donde se había graduado en filosofía, y encontró refugio en los USA.

Su experiencia de vida y su condición de filósofa la llevan a desarrollar en la novela una reflexión crítica muy aguda acerca de las tradiciones de la filosofía occidental a partir de Aristóteles tras lo cual construye su propia filosofía: el objetivismo.

El objetivismo es el tema real de la novela,es la historia de la rebelión de un grupo de grandes empresarios contra el gobierno de los Estados Unidos y el grupo de políticos que lo utilizan para su propio provecho.

De la filosofía objetivista no conocía su existencia pues en ninguno de los textos que he podido consultar recientemente en materia de filosofía contemporánea se refieren a ella, de modo que puede pensarse que se trata de una variante, entre otras muchas, de alguna filosofía personal e intrascendente, pero por lo que he podido enterarme, está en la base de las concepciones políticas que animan a muchos ciudadanos norteamericanos, lo que no es poca cosa. De hecho, en varias encuestas realizadas a través de los años, La Rebelión de Atlas es considerada como el libro que más influyó en sus lectores, segundo solo a la Biblia.

¿Cuáles son las propuestas de esta filosofía?
Es una concepción materialista en el sentido de afirmar que solo lo real existe y puede ser captado. Además, la realidad es
como es y no como quisiéramos que fuera, negando los sentimentalismos y las concepciones místicas.

Pone la vida personal en el centro de toda acción humana. El individuo tiene derecho a construir su vida en torno a si mismo. Haciéndose eco de Nietzsche, considera la caridad y la solidaridad como una debilidad.

La propiedad privada es esencial al derecho del hombre en tanto que ella garantiza el derecho a obtener y utilizar los recursos para la vida, para sustentarla, obtener satisfacciones y disfrutes. Se trata de un eco del selfmademan, muy propio de la mentalidad norteamericana.

Apoya sin miramientos a la lógica y la razón de Aristóteles, el primer filósofo capaz de reconocer en profundidad la validez del mundo material tal cual es.

Estas concepciones filosóficas derivan en concepciones políticas. La autora detestaba profundamente la idea de una sociedad socialista o comunista pues llevan a sociedades opresoras, algo obvio para quien había vivido en la URSS.

La libertad debe ser total, incluso si ella lleva a la destrucción del individuo como hacen las drogas, el desorden sexual, el hedonismo, los errores financieros, la poca voluntad para llevar adelante las tareas básicas para asegurarse un ingreso digno, etc.

Es, obviamente, una concepción de extrema derecha, aun si la autora nunca aceptó que lo fuera. Y da mucho para pensar, para bien y para mal: ¿Hasta dónde puede subsistir un mundo gobernado sin valores de caridad y solidaridad para con los más necesitados?

Comentarios

Comentarios