K-Rod no tiene problemas en ser preparador

Meses atrás, nadie imaginaba que el caraqueño regresaría con los Cerveceros, menos aún después de ser relegado a un trabajo distinto al que estaba acostumbrado, pero sorprendentemente, aceptó contrato con Milwaukee, antes que lanzarse al mercado para atraer la atención de algún equipo necesitado de un cerrador
“Muchas personas se sorprendieron, pero yo no”, soltó el lanzador al conversar con los periodistas presentes en el campo de entrenamientos de su equipo.
“Tuve una muy buena experiencia el año pasado con Milwaukee. La organización me abrió las puertas por tres meses y medio y me hicieron sentir muy especial. Los fanáticos, la manera en que trataron a mi familia, todo, me gusta la ciudad. Era algo que estaba buscando. Es por eso que mi decisión fue más fácil”.
Por ahora, Rodríguez se enfoca en el rol de “set up”, pero no renuncia a la posibilidad de volver a ser taponero en el futuro.
Al escuchar la palabras del venezolano, el mánager Ron Roenicke respiró tranquilo y recordó que Rodríguez ha sido un profesional en toda la extensión de la palabra, al darse íntegro en cada una de sus presentaciones.
“No creo que estuviera molesto la campaña pasada como todos creían. Siempre lo dije, Frankie es un cerrado. Es uno de los mejores que he visto. ¿Aún podría hacerlo? Claro que sí. Creo cien por ciento que puede hacerlo. Pero me gusta tenerlo en la octava entrada para después tener a Ax (John Axford) en la novena.
Estoy contento y honrado de estar aquí, créanme”, dijo el lanzador criollo. “De no ser así, habría tomado un rumbo diferente”.
Scutaro deja un hueco
Cuando los Medias Rojas asumieron en octubre la opción de Marco Scutaro, todo indicaba que estaban pensando en la posición de campocorto para 2012.
Hasta que brotó un acuerdo que no pudieron rechazar. Los Medias Rojas enviaron en enero al venezolano Scutaro a Colorado a cambio del derecho Clayton Mortensen, en un descarte salarial del tipo que no suelen hacer. De la noche a la mañana apareció un singular hueco en el cuadro.
En consecuencia, el nuevo piloto Bobby Valentine debe decidir entre Nick Punto, Mike Aviles y el cubano José Iglesias para la posición. Ni Punto, que llegó al equipo como agente libre en diciembre, ni Aviles, que fue adquirido la temporada anterior en el límite de las transferencias, han jugado toda una campaña en el campocorto. Iglesias acaba de cumplir 22 años.
De hecho, esa competencia será una de las más interesantes en las próximas semanas.
Punto jugó en 2008 la mayor cantidad de partidos como campocorto en su carrera con 61.
Aviles, quien también tuvo su número más grande de encuentros en 2008 con 91, fue enviado a Puerto Rico en el pasado receso para acostumbrarlo más a cubrir el jardín derecho.
Iglesias, quien ingresa a su tercera campaña en Estados Unidos desde que desertó de Cuba, es considerado un genio defensivo. Pero su ofensiva es muy baja. Aunque debutó en las mayores en la campaña anterior, también jugó en la Triple A, donde comenzó la temporada y bateó apenas de .235 con un jonrón y 31 remolcadas en 101 encuentros.
La situación contrasta con las manos prestas y seguras de Scutaro, quien fue regular aunque discreto. Sin mucha fanfarria, tuvo dos temporadas admirables en las que bateó en total de .284 con un promedio de .343 en bases y un .401 de slugging.
 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios