El Cementerio de Santa Rosa ocasiona lamentos

El camposanto tiene las puertas abiertas para que familiares y amigos de difuntos, oren frente a las tumbas o simplemnete evoquen recuerdos de los seres queridos que ahora están en el cielo, sin embargo, en el tiempo que permanecen en las instalaciones, aprecian el abandono del lugar.
El cementerio de Santa Rosa, en el este de Barquisimeto, carece de mantenimiento. Desde hace un tiempo, los vecinos de Colinas de Santa Rosa y de Santa Elena, han exhortado a la Alcaldía de Iribarren para que se encarguen de la limpieza.
Hace seis meses, aproximadamente, podaron los árboles y acabaron con los matorrales, pero para la fecha la problemática vuelve a presentarse. Ha disminuido la cantidad de personas que acostumbraban visitar los panteones, porque entre la maleza, se ocultan antisociales e intimidan a hombres y mujeres.
“Al cementerio venimos en grupo, de lo contrario, corremos peligro. Varios atracos han ocurrido dentro del camposanto; la inseguridad está desbordada y ni siquiera respetan el descanso eterno, irrumpen las instalaciones para atracar en plena luz del día”, declaró la vecina Beatriz de Mendoza.

La Lagunita intransitable
En las inmediaciones del cementerio de Santa Rosa está la comunidad La Lagunita, afectada por el mal estado de la vialidad. La cantidad de huecos en las calles, perturba la tranquilidad de los vecinos, además fatigados con los gastos de las reparaciones mecánicas. Daños en el tren delantero, mantienen a media máquina a buena parte de los vehículos que frecuentan la zona.
En este sentido, solicitan a la Empresa Municipal de Infraestructura y Conservación del Ambiente (Emica), una rehabilitación vial que solucione las grietas y hundimientos en el pavimento. Al igual que las vías, las aceras también carecen de arreglos, los transeúntes sufren traspié.
Por otro lado, resaltan las fallas en la recolección de basura. Tardan hasta 15 días en recoger los desperdicios frente a las casas, generando un lamentable ambiente de insalubridad.
Algunas personas terminan quemando los desechos, evitando que alimañas se multipliquen en sus viviendas, producto de la acumulación de basura, aunque crean un problema mayor.
En la comunidad Altos de las Flores, otro de los sitios cercanos al cementerio de Santa Rosa, la situación con el aseo urbano es similar. Sólo de manera eventual, acuden los compactadores para cumplir con las labores de limpieza. Solicitan a Frank Sánchez, presidente de Imaubar, un operativo especial para estas comunidades y/o urbanizaciones del este de la ciudad.

Fotos: Daniel Arrieta

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios