COTIDIANIDADES ALTERNATIVAS “COMO LOS SACERDOTES DE LOS CULTOS ANTIGUOS” I (Dr. Bracamonte)

II
LA FLOR
Hallo en la luz mi calidad de humano
y en la flor que en mi carne se desliza
y en el total poder con que me avisa
que la vida es el fin y nada en vano.
Por ellos llego a los demás, y ufano
–la amistad en la mano y la sonrisa-
entro al mundo, viajero de la brisa,
y, en el saludo y el amor, hermano.
-¿Y para andar y desandar caminos?
-En mi jardín me embriago de colores
y del ir y venir me contamino.
-¡Qué calidad de humano en los amores!
-Si hasta en mis amargos sinsabores
sobre una flor viajando me imagino!
III
ANTE EL FRACASO
Sobre una flor viajando me imagino
-gota de lluvia, lágrima, rocío-,
o nunca más, océano que ansío,
y la rosa y el grito en mi destino.
Resumo el mundo, lo hago mi camino:
un pedazo de pan, ácimo y frío,
la rosa, el grito -¡qué inventario el mío!-,
laberinto, vacío, fuga y desatino.
Cuelgo mi hazaña en mi leyenda y sigo,
sigo mi ruta –Religión y Mito-,
me asomo a mis abismos: dudo; ¿vivo?.
No cantan ya mis pájaros amigos,
ya no resuena el eco de mi grito,
¿acaso es esto definitivo?
IV
LA INSURGENCIA
¿Acaso es esto definitivo?
¿No queda un alba siempre a la conciencia?
¿No está en salvarnos por la convivencia,
la salvación del mundo depresivo?
¡Oh amargura, mi muro te derribó!
No más lamentos, viva la insurgencia…
El mar y el sol me dan la suficiencia
y hacia lo interminable fugitivo.
-luz en la sangre, pájaro en mí oído-
prosigo, por mi ruta ya trazada,
hacia horizontes que creí perdidos,
cuando en mi fuga, plena mi jornada,
de mi mortalidad muy mal herido,
cual muerto en vida me sentí en la Nada.
V
EN LA RUTA DEL SOL
Cual muerto en vida me sentí en la Nada
tras mi primera sensación del paso
primero que se da – duda y rechazo-
cuando se inicia el viaje, desplegada
al amor y al saludo –emocionada
y limpia aún- la mano no al zarpazo
artero por los hados del fracaso
destinada, sí a musas angustiadas
por un mundo de párpados cerrados…
Desteje ya mi pájaro en su vuelo
su camino de música en mi oído
y en la ruta del Sol, ya derribado
mi muro de gemir, colma mi anhelo
la luz en mi sendero oscurecido…
VI
EL GRITO
La luz en mi sendero oscurecido
me exime del retorno insoportable
y al revelarme el falso itinerario
me humaniza en el sueño y la vigilia.
Me humaniza en el sueño y la vigilia
cuando a solas me exprimo el pensamiento
y en busca de mi origen mi creencia
me puebla de mi yo mi soledad.
¿Tal el hecho inicial? La Hazaña exploro,
como un Goethe me lanzo al laberinto
– estudios, sueños, ciencia, poesía-
y en mi sueño navego en lo absoluto
cuando se rompe el grito en mi garganta
porque he cortado en dos al infinito…

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios