FRAUDE PARA CON EL TRABAJADOR (o “LE PIDO PERO NO LE DOY”)

 

Para que toda persona pueda obtener una ocupación productiva, el Estado tiene que fomentar el empleo y protegerlo, en condiciones que garantice la igualdad de hombre y mujer, como tiene la obligación de reconocer el trabajo en el hogar, todo garantizando al trabajador del sector público o privado un salario mínimo vital ajustado cada año de acuerdo al costo de la cesta básica.
Esto pone de relieve que el Estado conjuntamente con la iniciativa privada, son los encargados de promover el desarrollo de la economía nacional con el fin, entre otros, de generar fuentes de trabajo. Por eso, le corresponde al Estado la carga de establecer la responsabilidad que corresponda al patrono en caso de simulación o fraude que desconozca la aplicación de la legislación laboral, así como asumir su responsabilidad por las garantías constitucionales no cumplidas.
Otras obligaciones expresas del Estado venezolano, son crear oportunidades para jóvenes en capacitación y acceso al primer empleo; asegurar iguales oportunidades, condiciones laborales satisfactorias y empleo a personas con necesidades especiales; garantizar la constitución libre de organizaciones sindicales, así como afiliarse o no a las mismas; garantizar las relaciones colectivas y la solución de los conflictos laborales; asegurar que las convenciones colectivas amparen a todos los trabajadores activos que las suscriban o ingresen con posterioridad; garantizar a los trabajadores de los pueblos indígenas el goce de los derechos laborales; y a los trabajadores culturales la incorporación al sistema de seguridad social.
Hace 12 años se instaló la Asamblea Nacional y aún no ha cumplido con la Constitución, en cuanto a reformar la Ley Orgánica del Trabajo para establecer un nuevo régimen al derecho de prestaciones sociales, el cual contemplará el pago proporcional al tiempo de servicio, calculado según el último salario devengado, estableciendo, un lapso de prescripción de diez años. Igual debe regular la jornada laboral, buscando su disminución progresiva.
Está cerca el 1º de mayo, ¿donde esta el proyecto de reforma de a Ley Orgánica del Trabajo? Los trabajadores no lo conocen, nadie ha podido discutirlo. Hasta la democracia participativa y protagónica está desapareciendo.
[email protected]
@ceciliasosag

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios