Economista Pedro Reyes: El futuro de los tercerizados dependerá de reglamentación

La reforma a la Ley Orgánica del Trabajo (LOT) ha generado intensos debates a escasos días de haber sido prsentada por el presidente de la República, Hugo Chávez.

Sus 554 artículos apenas comienzan a ser analizados a profundidad por todos los sectores que componen la vida nacional, por considerarla la normativa más importante del país después de la Constitución.

El economista y profesor de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), Pedro Reyes, afirmó que desde el punto de vista económico el instrumento legal representa un desestímulo a la producción e inversión tanto en el sector público como privado. “Lo estuvimos conversando con varios profesores de la universidad, pues la LOT lejos de estimular la generación de empleo impone una serie de costos laborales que deprimen al sector”.

Reyes destacó que por primera vez en Venezuela, se regula la huelga empresarial. “Existe un ambiente de incertidumbre en cuanto a la inversión, los costos asociados a la mano de obra aumentarán debido a la ampliación de los lapsos de permiso de maternidad”.

Otro de los temas que no han sido aclarados por completo es el de la tercerización. La nueva LOT obliga a las empresas a absorber a los trabajadores tercerizados, dejando un lapso de uno a tres años para este proceso. “Habría que esperar la reglamentación porque el mismo Gobierno trabaja mucho con la figura de tercerizados. Es una discusión muy interesante pues hay muchas modalidades que tendrán que ser revisadas. La reglamentación deberá definir en cuáles casos la tercerización es un elemento inherente o no a las actividades de la empresa”.

En este sentido, Reyes aclaró que en algunos institutos gubernamentales y empresas privadas contratan compañías para las actividades de limpieza o seguridad. “La tercerización surge como una de las opciones de las empresas para reducir los costos laborales. No es una relación laboral sino comercial”.

En este contexto, el proceso de absorción representa costos adicionales que incidirán en los precios finales de los productos, bienes o servicios. “Las expectativas no son muy buenas en cuanto a la generación de nuevas fuentes de empleo, la inversión va a ser muy tímida. Las dudas se irán aclarando, pues aún es confuso cómo será técnicamente la reducción de la jornada laboral”. Finalmente, el economista recordó que la LOT no puede ser una ley que beneficie sólo a los trabajadores y excluya a los empresarios. “Debe buscar el equilibrio, incentivar el trabajo, la producción  y la inversión. Esta reforma estuvo más orientada a agradar a ciertos sectores con fines electorales”.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios