De cada 1.000 niños nacidos en Venezuela, 21 mueren

Como parte del programa de ayuda humanitaria de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tres médicos de Estados Unidos, especialistas en neonatología (patologías de recién nacidos), estuvieron en Barquisimeto para dictar un taller sobre resucitación neonatal a 33 médicos de diferentes instituciones de salud.

Anabell Pereira, coordinadora de la cadena nacional de formación en RCP (reanimación cardiopulmonar), explicó que los médicos escogidos representan a siete hospitales: Hospital Central Antonio María Pineda, Hospital Universitario Pediátrico Agustín Zubillaga, Hospital Pastor Oropeza del IVSS, Hospital Pastor Oropeza de Carora, Hospital Militar, Ambulatorio de La Carucieña.

Nora Sierra, directora de Asuntos Públicos de la Iglesia, cuya religión es conocida como mormona, señaló que los asistentes están comprometidos en compartir sus conocimientos con el resto de sus colegas, de manera que el objetivo es disminuir la cifra de mortalidad neonatal en Venezuela.

“Nosotros vamos a los lugares donde la mortalidad neonatal es mayor de 15 por cada 1.000 nacidos vivos. En Venezuela mueren 21 niños por cada 1.000 nacimientos. Queremos colaborar en la disminución de esa tasa y que el personal de salud esté capacitado en atender las complicaciones que se le presentan a los recién nacidos”, informó Fortunato Pérez, especialista en neonatología en Texas.

Después de Barquisimeto visitarán Mérida, donde también realizarán el taller a médicos venezolanos.

Experiencias locales

Zibeida Huarcaya, pediatra neonatóloga, y Aura Pérez, pediatra, ambas del Hospital Militar; agradecieron la oportunidad de actualizar los conocimientos sobre el RCP para recién nacidos, porque es la manera de aportarle el oxígeno necesario al neonato para evitar que padezca patologías neurológicas en el futuro o la muerte.

“La meta es lograr que el niño esté sano y se adapte al medio externo para fortalecer el vínculo madre-hijo”, comentaron.

Informaron que capacitarán al personal del Hospital Militar, en su mayoría recién graduados pero con entusiasmo en aprender y cada día prestar un mejor servicio a la población.

Para evitar referir pacientes

“Muchos casos que referimos al Hospital Antonio María Pineda podemos atenderlo de forma adecuada en Carora, siempre y cuando nuestros médicos cuenten con la capacitación necesaria para atender las complicaciones, y esta es una oportunidad para ampliar los conocimientos, gracias a la invitación de la Iglesia Mormona”, estableció Alí Fernández, jefe del municipio sanitario 2 y representante del Hospital Pastor Oropeza de Carora.

Informó que siete médicos de la institución participaron en el taller gratuito que brindaron los representantes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, quienes esperan multiplicar los conocimientos al menos a 40 personas en Carora, en un período de seis meses.
Fotos: Jairo Nieto

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios