En el Registro Mercantil Primero de Lara: Funcionarios trabajan con las uñas

Ubicado en el sótano de la Torre David, sin ventilación natural y con un solo aire acondicionado para toda el área de atención al cliente, los trabajadores del Registro Mercantil Primero lamentan no poder brindar el servicio que los usuarios merecen.

“Nosotros lo sufrimos tanto o más que los usuarios del Registro. Es a nosotros que nos atacan porque no obtienen respuestas a tiempo de sus solicitudes, pero, ¿cómo podemos hacer si el número de funcionarios es insuficiente?”, indica Lisbeth Ruiz abogado revisor de esta oficina pública.

Comenta Ruiz que especialmente en el área de revisión legal y contable y ante el incremento de actuaciones a registrarse, el cúmulo de trabajo se ha triplicado.

“Ya tenemos más de un año trabajando a puerta cerrada porque sencillamente no tenemos la capacidad de atención requerida, además contamos apenas con un aire acondicionado y nos sofocamos”.

Explica que hay seis abogados encargados de revisar los documentos y que a cada uno le toca cerca de 20 documentos de constitución de empresas al día.

En la puerta del Registro hay una circular que indica que están suspendidas las reservas de nombre para el registro de empresas hasta nuevo aviso. Asegura la abogada que a la falta de personal se suma la carencia de papel y de espacio físico para archivar.

“El poco papel que tenemos se usa para las fotocopias más necesarias y ya no hay espacio para archivar un expediente más. Hay documentos en el piso, en los baños, en cualquier rincón, incluso nosotros mismos construímos unas bibliotecas. Aquí es imposible ubicar un expediente, además están expuestos a ser destruidos por los animales rastreros o por el agua en caso de que se rompa una tubería”.

A juicio de Ruiz se ha llegado a esta situación porque los recursos que envía el Servicio Autónomo de Registros y Notarías (Saren) son insuficientes. “En julio enviaron un recurso de casi 30 millones de bolívares y a uno de nuestros proveedores le debemos más de 40 millones, ya los proveedores no nos quieren suministrar nada, ni papel”.

Invita a los directivos del Saren que visiten el Registro para que confirmen las condiciones de trabajo.

“Es urgente la creación de nuevos registros mercantiles, porque esos dos (el Primero y el Segundo) no son suficientes para todo el estado Lara. Asimismo se debería automatizar el sistema de atención a través de citas programadas para agilizar el proceso y acabar con la mafia de los vendedores de números”.

Añade que el estrés laboral cada día incrementa más; se sienten desmotivados. “Trabajamos porque debemos cumplir nuestras obligaciones, pero a medida que pasa el tiempo nos damos cuenta que los diferentes departamentos se verán obligados a dejar de prestar su servicio, como es el caso de la reserva de nombre y fotocopiado”.

Ruiz le pide a los usuarios que entiendan que hacen un esfuerzo para atenderlos.

Otro factor que incide en la desmotivación del personal es la remuneración. “Tenemos cinco años sin un ajuste salarial”.

Denuncia a las personas que contribuyen a la mafia que se mueve fuera de los registros. “No hay necesidad de venir a las 4 de la mañana a anotarse en una lista, nosotros no tenemos nada que ver con eso. Siempre se va a atender un número determinado de persona, respetando el orden de llegada.

“Los que venden números tienen el control de todos los registros de este edificio y nos perjudican”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios