Torres de El Sisal y Ciudad Bicentenaria paralizadas por falta de recursos

En el primer trimestre del 2011, medios nacionales y regionales enfocaron sus titulares en el decreto presidencial de la Gran Misión Vivienda Venezuela. Sumar a la lista de bienes del Estado, terrenos ejidos para la construcción de complejos habitacionales, entre ellos se encontraba la rehabilitación de la construcción de las Torres de El Sisal y la Ciudad Bicentenaria, ambas al oeste de la capital larense y que servirían para otorgar vivienda a miles de familias necesidades del estado Lara.

En El Sisal, las viejas estructuras de 21 pisos cada una serían acondicionadas para poder culminar la ya iniciada obra que no poseía los requerimientos antisísmicos. Las bases sería reforzadas y con ello la continuidad de la infraestructura.

Las cuatro torres abandonadas, hasta el 2012, eran un mito urbano, desde allí alrededor de 30 personas se lanzaron al vacío. Pero la publicidad y el empeño fue tal, que muchos creyeron en la buena voluntad del Gobierno para culminar los trabajos.

200 familias con posibilidad de ocupación y un equipo de trabajo conformado por especialistas en ingeniería civil de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado comenzaron los trabajos de recuperación de estos espacios. En tanto, desde el Ministerio para la Vivienda y Hábitat, seccional Lara, el ingeniero Vladimir Silva y Jairo Escalante, cumplían con visitas de supervisión y gestión de recursos.

«El 48% de la obra está cumplida. Es un proceso lento de reforzamiento de la estructura para garantizar estabilidad. Para el último trimestre del 2013 estaremos entregando la primera torre”, enfatizó Silva para ese momento.

Sin embargo, para finales de marzo de este año, la obra fue paralizada, la falta de recursos obligó a la empresa contratista a abandonar la obra una vez más, debido a que no tenían la seguridad del pago para los obreros y personal que allí laboraba.

La estructura que fue construida por el Gobierno de Carlos Andrés Pérez sigue inconclusa en sus ambientes interiores y aún se mantiene la estructura que incluye 100 apartamentos por torre sin una fecha tope de entrega.

Son las comunidades de la parroquia Juan de Villegas como Andrés Eloy Blanco, Playa Santa Isabel, Antonio Carrillo, entre otras, las que optan por una solución habitacional en ese complejo que lo continúa rodeando la basura, animales muertos y hasta carros desmantelados.

Paralizados

El presidente del Sindicato Único de Trabajadores de la industria de la construcción del estado Lara, Pedro Peña, destacó que la falta de recursos ha marcado la paralización de obras emblemáticas en el estado Lara, como las torres de El Sisal y más recientemente la Ciudad Bicentenaria, ubicada a pocos metros del IFE, una construcción de ocho torres de cuatro pisos cada que serían otorgadas a familias damnificadas.

“Las empresas encargadas de la construcción tuvieron que paralizar la obra por falta de dinero. El Ministerio de Vivienda no entrega los recursos y así se atrasan los trabajos dejando en la calle a cientos de trabajadores”.

Indicó que las únicas obras pertenecientes a la Gran Misión Vivienda Venezuela que se mantienen activas son Yucatán y en etapa de inicio la segunda etapa de las edificaciones de Rancho 5A en El Ujano y Los Jabillos en Patarata.

A la espera

El Instituto de Ferrocarriles del Estado (IFE), a través del Ministerio del Poder Popular para Vivienda y Hábitat, era el encargado de construir las estructuras de 15 mil 793 metros cuadrados, denominado Ciudad Bicentenaria, ubicado en las cercanías de la estación de ferrocarriles de Barquisimeto.

El adelanto del urbanismo es del 65% en los cuatro edificios que comprenden 128 apartamentos en total y que incluyen los módulos de las escaleras, divisiones externas, frisos terminados con cerámicas, piezas de baño y puertas.

Esta obra de carácter social que ejecuta el ente ferroviario, contemplaba además la construcción del centro educativo Simoncito, que tendrá capacidad para atender alrededor de 170 niñas y niños en etapas de maternal y preescolar, que presenta hasta los momentos 98 % de avance.

La obra se encuentra paralizada desde hace tres meses, el motivo: la falta de recursos que obligó a la contratista Ruta’s Construcciones C.A dejar la obra hasta tener el dinero que les permita cumplir con los pagos al personal obrero.

“Hay muchas obras de la Misión Vivienda que están sufriendo las mismas consecuencias de la falta de recursos para su continuidad. Los obreros se quedan en la calle, esperando que se reactiven los trabajos, mientras que por meses las obras se retrasan además afecta a todas las familias que están en espera de sus viviendas para al fin poder gozar de una casa digna, como lo prometió el Gobierno”.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios