En Yaritagua: Aguas negras de una quebrada enferman a vecinos de La Mora (Fotos)

En la urbanización La Mora, al sur de Yaritagua, las familias deben andar permanentemente con máscaras para no recibir directamente los nauseabundos olores que durante las 24 horas de cada día brotan de una cercana quebrada.

Se trata de un canal obstruido por todo tipo de desperdicios, además de la maleza, por el que circulan las aguas negras, mal olientes de la quebrada El Ronco, que las recibe de La Sabanita y otros sectores del noreste de la capital del municipio Peña.

“Ya no sabemos a cúal organismo acudir para que vengan a limpiarla a ver si las aguas hediondas circulan mejor y no yeden tanto como ahora”, dijo Mireya Suárez, una vecina de La Mora.

Pero el problema no sólo afecta a esa comunidad sino que llega hasta otras de la zona sur de Yaritagua, entre ellas 26 de Abril.

“Tenemos años con esa hediondez y por aquí no viene nadie a resolvernos ese problema que afecta a todo el mundo, en especial los niños que viven enfermos, hasta de dengue y hepatitis”, indicó la preocupada ama de casa.

Andrés Suárez, otro vecino de La Mora, enfatizó que en horas de la noche se sienten más los malos olores al punto de que deben cubrirse hasta la cabeza para poder dormir.

“Por aquí no ha venido nunca un funcionario del ministerio del Ambiente para que se dé cuenta de lo delicado de la situación y le busquen solución; estamos condenados a sufrirla hasta que Dios quiera porque ni la alcaldía ni la gobernación se preocupan”, indicó Andrés Suárez.

La situación se agravó con la fundación, al otro lado de la quebrada, de un barrio de ranchos desde los cuales, como no disponen de servicio de aseo urbano, lanzan los desperdicios a la quebrada.
Son varias las familias de La Mora que, ante la imposibilidad de poder seguir soportando los malos olores provocados por las aguas putrefactas de la quebrada, decidieron abandonar sus casas y tratar de encontrar otras víctimas que las habiten, lo que no han logrado.

Muy cerca de allí también existe una cancha deportiva a la que, pese a lo contaminado del ambiente, acuden niños y jóvenes a practicar baloncesto o futbolito, aunque no todos pueden permanecer mucho tiempo allí pues los malos olores no se los permiten.

Además, las instalaciones se encuentran deterioradas, sin los implementos necesarios para un sano entretenimiento.

“Necesitamos que le pongan techo a la cancha porque además de esos olores también tenemos el problema de no poder practicar a toda hora por lo fuerte del sol”, dijo uno de ellos.

Margelis González, otra vecina, a pesar de residir más lejos de la quebrada El Ronco, también siente lo fétido del ambiente.

Vecinos de La Mora están reuniéndose para organizar una protesta pública a fin de obligar al ministerio del Ambiente para que haga una inspección al lugar y lleve a cabo un programa de saneamiento de esa corriente de aguas servidas que tanto daños está causando a las familias residenciadas en comunidades ubicadas al sur de Yaritagua.

“O que venga el alcalde Parra y se esté unos minutos aquí para que sepa lo que es bueno”, dijo Margelis.

Sin aseo urbano

En la urbanización La Mora, al menos al final, no cuentan con el servicio de aseo urbano y domiciliario por lo que los vecinos no encuentran qué hacer con los desperdicios.

“Hay unos que, sin importarles el daño que nos hacen y se hacen ellos mismos, echan la basura en la quebrada contribuyendo a la incrementación de la pestilencia”, dijo una de las amas de casa.
También se quejó de la falta de agua, así como de un promontorio de escombros que sacaron de la entrada y dejaron al lado de la cancha deportiva para perjuicio de los vecinos inmediatos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios