Vieron mucho más allá de las dificultades

A pesar de las dificultades salieron adelante. Al principio se sintieron tristes por la situación que vivieron, sin embargo, se llenaron de fuerza para llegar a ser unos jóvenes ejemplares, luchadores y que cuando se proponen una meta, la pueden alcanzar sin que nadie los detenga en su transitar.

María Fernanda Montero y Eligio Gabriele Vento, ambos con tan solo 17 años de edad, han superado grandes obstáculos. Cuando muchos pudieran agachar la cabeza, ellos la subieron para seguir su rumbo plenamente.

Los dos tuvieron gran apoyo de sus familiares y amigos, pero el deporte los envolvió en un mundo lleno de energía y ganas, que mediante la constancia y disciplina, han puesto el nombre del estado Lara y Venezuela en lo más alto.

La joven María Fernanda, hace dos años, aproximadamente, como cualquier adolescente estaba compartiendo con sus hermanos, amigos y amigas en una casa en el sector de La Piedad del municipio Palavecino. Entre risas y cuentos se divertían. Para sellar ese momento de gozo, decidieron tomarse una fotografía.

María Fernanda y sus dos hermanos se encontraban en una casa y se recostaron de una pared. En ese instante, la pared cedió y los tres cayeron por un barranco con una profundidad de más de 10 metros.

Esas sonrisas, se convirtieron en llanto y mucha tristeza. María Fernanda dejo de caminar. Sus hermanos tuvieron graves lesiones. Los tres se recuperaron, gracias a la voluntad y ganas de seguir viviendo.

Los hermanos de María Fernanda están estudiando actualmente carreras universitarias en la capital del país. María Fernanda decidió emprender una nueva etapa en el deporte de tenis de mesa.
“El deporte me alejó de todo lo que me pudiera hacer sentir mal o afligida”, afirmó María Fernanda y a la misma vez recalcó que no todo es el cuerpo o lo material, sino ver más allá de las dificultades.

Desde hace nueve meses, María Fernanda empezó a entrenar tenis de mesa. Su lucha y constancia la observó su entrenador y la seleccionó para representar a Venezuela en los Juegos Juveniles Parapanamericanos 2013 realizados en Buenos Aires, Argentina, en el pasado mes de agosto.
“Era la primera vez que iba a una competencia internacional. Me enfrenté con atletas de experiencia y obtuve medalla de plata tanto en individual como en dobles”, expresó con mucha emoción.

Otra historia de superación la tenemos en la vida de Eligio Grabriele Vento, quien también sufrió un accidente de tránsito con tan solo 5 años de edad y pasó 3 años en un centro asistencial recuperándose.

Cuando cumplió los 13 años de edad, mientras veía la televisión, lo animó un programa donde las personas que no podían caminar practicaban tenis de mesa sobre una silla de ruedas.

Desde ese momento tomó las riendas de su éxito, y actualmente es el número 2 del país en su categoría en el tenis de mesa, en donde la acción y reacción son fundamentales para la práctica y juego de este deporte.

En el año 2009 compitió por primera vez en unos Juegos Parapanamericanos en Colombia y se colgó la medalla de plata.

Hace dos meses, estuvo en Argentina representado el tricolor y se adjudicó en los Juegos Juveniles Parapanamericanos 2013, la presea de oro. Eligio exclamó que “la discapacidad de un ser humano no está en el físico sino en la mente. La mente no tiene límites, querer es poder. Mientras uno tenga esperanzas y ganas, todo se puede alcanzar”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios