Cómo enseñar la obediencia a los hijos

Uno de los temas que más se estudia sobre el ámbito familiar es la obediencia a los padres, es por eso que le dedicaré este artículo relacionado con la obediencia, ¿Cuántas veces has intentado que tú o tus hijos e hijas sigan tus reglas o normas que deseas? Estoy convencido que unas mil veces lo hemos hecho sin llegar a un éxito y lo peor es que sales perdiendo.

Algunos de ustedes padres y madres toman medidas negativas cuando no obedecen sus hijos; unos llegan a golpear, gritar, insultar o  lastimarles emocionalmente; lo cual trae consecuencias en el futuro.

La obediencia tiene 3 características principales:

Es consistente: Se refiere a que deben de ser firmes en las reglas y normas no dejarse tambalear por las olas de la sensibilidad y de la culpabilidad. Ojo no se está diciendo que sean autoritarios (“Porque soy tu madre lo haces”, “Mientras vivas bajo este techo, haces lo que yo diga”, etc.).

Al no cambiar las normas los hijos e hijas empiezan a generar el sentido de responsabilidad, un sentido ético y la independencia. Tiene un modo: Los límites y las normas deben de estar cimentados en valores (amor, respeto, paz, tolerancia, paciencia, alegría), para poder así disminuir los enojos, las preocupaciones y lo más importante nos servirán de guía para llegar a la meta.

Cada familia forma sus propios valores que serán tomados de su historia de vida, sin embargo, hay una advertencia al querer hacer lo contrario de los padres (“Como no me dejaron salir… hoy lo dejo salir siempre”, “Como fueron muy estrictos conmigo… no lo regaño”), es mejor tomar todo lo positivo de los padres y usarlo para ayudar a los hijos a ser mejores.

Hay un motivo: Tener en claro y muy específico que las normas y reglas que seguirán los hijos e hijas sean para llevarlos a un bien, no haciendo normas “a lo loco”, mientras más claros y tengan un fin nos ayudará a ser mejores.

Les pondré un ejemplo de una norma con sus características: “Lavarse los dientes al terminar de comer”

Consistente (después de comer).

Tiene un modo (el amor propio).

Motivo (ayuda a generar responsabilidad, higiene personal y autoestima).

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios