Molina y Solórzano, sangre nueva en Cardenales

Néstor Molina va a su tercera temporada con Cardenales de Lara, mientras Jesús Solórzano tratará de abrirse paso y ganarse un puesto en el equipo grande por segundo año consecutivo.

Ambos jugadores estuvieron en el entrenamiento de viernes y llegan cargados de buenas energías.

“Hay una buena actitud por parte de todos los que están en la pretemporada. Eso motiva mucho al pelotero”, comentó Solórzano tras el final de su primera práctica.

“Mi meta es volver a quedarme aquí arriba y mantenerme. Quiero que me den la oportunidad de jugar todos los días”.
Solórzano se ganó el puesto el año anterior en la pretemporada y se mantuvo arriba casi todo el año. Sin embargo, no pudo rendir lo esperado.

En ligas menores si vio afectado por algunas lesiones que lo mantuvieron al margen la mitad de la temporada.
“Tuve una operación y estuve casi tres meses fuera. Pero ya estoy recuperado, ahora la intención es fortalecer para que no vuelvan a aparecer las lesiones”.

El joven jardinero llega con un plan de trabajo que le otorgó su organización (Marlins de Miami), el cual consiste en mejorar un poco el fildeo y correr mejor las bases.

Por su parte, el serpentinero Néstor Molina confía en que la reestructuración de Cardenales puede llevar al equipo de vuelta a la postemporada.

“Las piezas nuevas no van a ayudar a tener una buena temporada”, dijo el derecho de 25 años, quien pertenece a los Medias Blancas de Chicago.

Con el Birmingham (AA), tuvo un inicio de temporada para el olvido, pero logró enderezar el rumbo y cerrar la temporada de la mejor manera.
“Una vez que superé los problemas de los primeros meses, pude ponerme a tono y gracias a Dios tuve una segunda mitad espectacular”, manifestó el diestro.

A pesar que fue utilizado como relevista en Estados Unidos, Molina asegura que puede desempeñarse como abridor si el cuerpo técnico de los pájaros rojos lo necesita.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios