Adiós a un ídolo humilde y ejemplar #GraciasRobert

No sospechaba que sería periodista cuando coreaba, pegado a un radio, junto al televisor o apretujado entre multitudes en la tribuna del Antonio Herrera Gutiérrez, el nombre de Robert Pérez. No imaginaba que aquel al que tanto le pedía “jonrón”, el dueño del 51, me acompañaría a crecer por décadas hasta que, un día, llegué a entrevistarlo, ya en el rol de periodista deportivo.

Los ídolos tienen eso. Están ahí, como antorcha en la oscuridad -incluso sin saberlo- para alimentar la ilusión y darte la certeza de que lo imposible no lo es tanto. El niño, el joven estudiante y el profesional de la comunicación, cada uno a su manera, seguimos tu huella con admiración y profundo respeto, el mismo que has tenido siempre por la pelota. A todos nos cuesta, como seguro también a tí, entender que llegó la hora de tu retiro.

Aquel niño, el joven estudiante y quien ahora firma como periodista estas breves líneas, nos fundimos en un sentimiento nostálgico, en remembranza de tiempos mejores. ¿Cómo no hacerlo, si maduramos con tu figura como ejemplo de constancia, humildad y amor por lo que se hace?. Por eso y más, los tres decimos: “Gracias, Robert”. Será raro ir al estadio y no ver tu nombre en el roster. Ya era costumbre toparse con la grandeza.

 

 

Respeto y admiración

 

 

Por Roger Ortiz

 

Después de 27 temporadas se despide uno de los mejores atletas del país. Siento profundo respeto y admiración por Robert Pérez, auténtico emblema del Cardenales de Lara y leyenda de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP).

Nunca olvidaré la primera vez que lo vi jugar en el jardín derecho del estadio Antonio Herrera Gutiérrez de nuestra querida ciudad Barquisimeto. Su padre era coach del equipo en que yo, el niño que soñaba ser profesional, jugaba pelota menor. Una vez nos llevó en la campaña 1995-1996 a un juego entre Cardenales y Águilas del Zulia. En ese momento, no conocía bien quien era Robert Pérez, pero tan solo ver un turno al bate donde dio un extrabase que hizo levantar a todos de la tribuna, me despertó el amor por esta maravillosa disciplina.

Diez años después, me correspondió el honor de realizarle una entrevista. Aquel día llegué muy temprano al diamante de La Rotaria, porque quería conocer su rutina de entrenamiento. Fue el primero en salir al terreno de juego y después lo hicieron sus compañeros de la novena crepuscular. La preparación física era impresionante y su trabajo increíble.

Después de la entrevista, me quedé en el parque hasta finalizada la práctica y me asombró que el bateador derecho de tantos logros alcanzados, fue el último en salir del campo al finalizar con unos cuantos abdominales. Son tantas cosas las que ha logrado Robert Pérez como pelotero y lo que le ha dado al estado y al béisbol, que es difícil resumirlos en unas líneas. Simplemente le agradezco ese respeto por este deporte y la ética de trabajo que mantiene vigente. Mi admiración hacia usted por ser un deportista ejemplar y un jugador que ante sus adversidades siempre respondió con trabajo y más trabajo. Agradecemos todas las alegrías que nos regalaste.

 

 

Ve video especial sobre Robert Pérez aquí

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios