La gran novela mexicana es rural

En su más reciente novela el mexicano Agustín Ramos retrata un levantamiento indígena en el siglo XVIII con muchas voces y estilos y de manera no lineal.

Justicia mayor, es narrada en 1808 por el hijo del abogado que defendió la causa de los indígenas, la voz del abogado y las personas directamente involucradas en el conflicto, como Pedro José de Leoz, un ambicioso funcionario español apodado “el justicia mayor”, o Jacinto García, uno de los dirigentes del movimiento.

“La propia dinámica de la historia exige una forma como la que yo tuve, necesitaba pensar varias palabras, varias voces, para expresar diferentes puntos de vista sobre un mismo hecho”, dijo Ramos en una entrevista reciente con The Associated Press.

“Traté de que tuviera esa variedad más que nada para divertirme, pero siento que lo hacía de una manera disciplinada, un juego en serio, que es lo que siento que es la literatura”. El autor ya había escrito libros que transcurren en el siglo XVIII, como Verdad buena, La visita y De oficio soy escribiente. “Soy un curioso de la época”, dijo Ramos. “Ahí me parece que están las claves de lo que somos, ahí se decide el destino del México actual, de las cosas que pasan y dejan de pasar en ese momento depende mucho de nuestro presente”.

Y de la misma manera ha situado otras de sus historias, como Tú eres Pedro y El duende de las minas, en Hidalgo, el estado donde nació y vivió sus primeros años.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios