Huelga de hambre: ¿un instrumento de presión eficaz?

Es mediodía y el sol intenso castiga los techos de plástico en un campamento de opositores en huelga de hambre en Caracas, una forma de protesta que crece en Venezuela para exigir la libertad de disidentes presos y que se fije fecha a las elecciones legislativas.

El exalcalde de San Cristóbal Daniel Ceballos, inició estas protestas el 22 de mayo. Dos días después se sumó Leopoldo López, ambos presos acusados de incitar a la violencia en las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro en 2014.

Desde que Ceballos inició y hasta ahora, unos cien activistas se declararon en huelga de hambre en distintas regiones, incluidos varios del partido Voluntad Popular liderado por López, según la organización no gubernamental Foro Penal.

“No queremos morir ni perjudicar para siempre nuestra salud. Queremos la libertad de nuestros compañeros”, dijo a la AFP Julio Rivas, diputado, quien cumple este lunes 26 días de ayuno junto con otras 16 personas.

Sentado en un camastro y bajo un toldo de plástico en los predios de una iglesia de Caracas, Rivas, de 28 años, afirma que su protesta es por los “presos políticos” y no por los comicios parlamentarios previstos para este año, cuya fecha no ha sido anunciada.

“La fecha de las elecciones no es lo fundamental, en cualquier momento las van a convocar. No se puede mentir con que la solución a todos los problemas está en esas elecciones”, señaló Rivas.

El director de Foro Penal, Alfredo Romero, sostiene que en Venezuela hay 77 presos políticos.

Baja eficacia política

Para la psicóloga social Colette Capriles, la eficacia política de las huelgas de hambre “es muy baja”, pues se sitúan en el terreno simbólico y no cuentan con un gran apoyo en Venezuela.

Por ello considera que las actuales son un “instrumento orientado más hacia la opinión internacional”.

“Queremos un cambio de gobierno, que termine la escasez, la inflación, la inseguridad y que los presos sean liberados”, declaró a la AFP Lizmariana Cecatto, una estudiante de psicología de 22 años en una plaza del este de Caracas, donde permanecen 18 huelguistas seguidores de López.

Rivas y sus compañeros sobrellevan esta privación con suero y agua que les regalan simpatizantes, y con los cuidados del servicio de salud del municipio.

Vivir con dignidad

Junto con Lizmariana manifiesta Luis Salazar, un estudiante de derecho de 20 años que este lunes completaba 13 días sin probar alimento, lo que le obliga a caminar apoyándose en sus compañeros.

“Hacemos huelga no para morir, sino para vivir con dignidad”, dice el joven bajo un enorme árbol que lo protege del sol.

Con un tapabocas y tras apurar un sorbo de suero, el universitario hace énfasis en la fecha de los comicios.

La situación de los presos y huelguistas ha despertado la solidaridad de políticos de varios países y motivó una declaración del alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, quien manifestó preocupación por su salud y cuestionó la legalidad de los juicios.

Lea también:

Este sábado, en Caracas: Oposición marchó en respaldo a presos políticos y huelguistas

El Gobierno es capaz de dejarte morir,  Capriles a López

 

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios