Finaliza carrera delictiva de ex pran de Uribana abatido por el Cicpc

Desde el 2009 una fotografía de Félix Antonio Agüero Guanipa, apodado El Félix, fue enmarcada en la cartelera de los delincuentes más buscados por el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas del estado Lara.

Allanamientos, patrullajes, operaciones encubiertas y nunca tenían éxito, lo más cerca que pudieron estar del antisocial, fue el pasado 10 de agosto de este año cuando efectivos militares ingresaron a una de sus residencias en la urbanización Alí Primera, al norte de Iribarren, pero en el apartamento sólo encontraron un uniforme militar y un chaleco antibalas que usaba de vez en cuando para valerse de la investidura y delinquir.

El Félix, de 32 años de edad, no aparecía por ningún lado, hasta ayer cuando diez funcionarios a las 5:00 de la mañana llegaron a la casa de uno de sus parientes en la calle 24 entre carreras 27 y 28, entraron para apresarlo, pues el hombre tenía orden de captura por el Juzgado Tercero de Control del estado Lara por homicidio.

El criminal estaba en una de las primeras habitaciones de la inmensa casa de fachada azul, y sacó a relucir su pistola Prieto Beretta calibre 380 para impedir su detención, pero los efectivos le hicieron frente y lograron herirlo. Lo trasladaron al Hospital Central Antonio María Pineda pero a su ingreso ya no presentaba signos vitales. Finalmente El Félix estaba fuera del ranking.

Para el momento del enfrentamiento, El Félix portaba una cédula de identidad original, emitida en 2014 por el Saime que lo identificaba como Hernán Jesús Agüero Guanipa.

Historial delictivo

Agüero Guanipa inició su curso delictivo en Las Sábilas, donde se crió. Estuvo privado de libertad en Uribana y junto a El Borracho llevaban el gobierno en el penal.

Al salir se alió con Los Palmera, una asociación criminal conocida por formar parte del sindicato de la construcción. Desde el disfraz de sindicalistas cometían todo tipo de delitos: extorsiones, robos, y sicariatos, además amedrentaban a los empresarios para que los incluyeran en las nóminas y terminaban por apoderarse de las construcciones.

El caso de Kayson Company, constructora iraní, fue el que más generó revuelo. Desde 2012 El Félix, Los Palmera y los obreros asignados por ellos, trabajaban en la construcción de la Ciudad Habitacional Aves de Yucatán (ahora Alí Primera) y el 24 de enero del año siguiente El Félix y el obrero Gerardo Enrique Franco Parra protagonizaron un enfrentamiento en donde el obrero perdió la vida.

Un día después, cuando el Cicpc acudió al sitio para practicar un allanamiento, los obreros sindicalizados de la obra y Agüero Guanipa, se enfrentaron a la comisión. Hubo cuatro muertos: El Ñeco Palmera -líder de la banda- El Chopo Palmera y otros dos obreros.

Desde entonces El Félix bajó la guardia, era más cauteloso al cometer sus fechorías, contrató a varios “luceros” y los armó para que lo cuidaran, además extraoficialmente siempre se dijo que estaba apadrinado por altos funcionarios que conoció mientras fue el pran de la zona de máxima seguridad de Uribana.

Dormía en Alí Primera y también en la casa del familiar donde fue abatido, manejaba una camioneta Chevrolet TrailBlazer y pasaba desapercibido en cualquier alcabala gracias a su cédula.

Homicidios

Según fuentes policiales, El Félix tiene al menos una decena de homicidios en su haber, pero en donde fue comprobada su participación se encuentra el de Anyerson Rafael Peña Colmenárez, de 19 años, ocurrido en la construcción de Aves de Yucatán el 21 de agosto de 2012 y el de Franklin Rafael Rodríguez Velázquez, de 25 años, ocurrido el 22 de mayo de este año en la manzana M de Las Sábilas.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios