El pueblo zuliano rinde tributo hoy a su Virgen del Rosario de Chiquinquirá

Hugo J. Boscán/Foto: Archivo-JDV |

En Maracaibo y en todo el  Zulia la festividad y devoción mariana se incrementa este miércoles por ser el día central de la festividad en honor a su santa patrona, Nuestra Señora de Chiquinquirá, o simplemente La Chinita, como popularmente la denomina su pueblo.

Aunque las celebraciones se iniciaron hace algunos días con la tradicional bajada de la tablita milagrosa, es en la víspera de cada 18 de noviembre cuando la romería de devotos hacia su santuario, la basílica de San Juan de Dios, se multiplica, extendiéndose hasta el amanecer.

Antes de que los rayos solares iluminen la capital zuliana, en la plazoleta del templo, se lleva a cabo la concentración de conjuntos gaiteros para rendir homenaje a su Chinita, la Chinita de Maracaibo a la que tanto han cantado.

Allí estarán mujeres, hombres y niños de todas las clases sociales, del Saladillo, La Limpia, Los Haticos, Santa Lucía, El Milagro, Bella Vista, 18 de Octubre, San Francisco, La Lago, Las Veritas, de todo Maracaibo y poblaciones vecinas para unirse al canto gaitero.

Y se recordará la historia que por años ha rodeado la imagen de Nuestra Señora del Rosario de la Chiquinquirá.

Aunque el 18 de noviembre de 1709 ha sido señalado como el día de la aparición, el fallecido arzobispo de Maracaibo, monseñor Domingo Roa Pérez consideraba la fecha como desconocida.

Se cuenta que una mañana una humilde señora, domiciliada en una vivienda a orillas del Lago de Maracaibo, recogió una tablita que las olas, o “marullos”, como aún les llaman los zulianos, con el fin de utilizarla para tapar la tinaja donde conservaba fresca el agua.

Pero, al limpiarla, observó rasgos de figura parecida a una virgen, procediendo entonces a colgarla en una pared para que se secara totalmente.

Posteriormente, mientras estaba dedicada a sus quehaceres hogareños, escuchó unos insistentes golpecitos y al acercarse observó bien la imagen de la Virgen Santísima de Chiquinquirá, gritando, !milagro, milagro¡, llamando la atención de sus pocos vecinos y, luego, de toda la población que acudía a la humilde casita, convertida prácticamente en un santuario.

En 1750 se decidió su traslado a la iglesia principal, hoy la Catedral de Maracaibo, pero en una esquina se hizo tan pesada, prácticamente exigiendo fuese llevada a la pequeña capillita de San Juan de Dios, donde permanece.

En 1941 fue coronada en ceremonia encabezada por monseñor Marco Tulio Godoy, con la presencia del presidente Isaías Medina Angarita.

Esta tarde saldrá en procesión luego de la misa solemne que oficiará monseñor Ubaldo Santana, junto a otros 11 obispos y 120 sacerdotes.

Como todos los años, se espera la asistencia de miles de personas, mientras otro tanto seguirá los acontecimientos a través de los medios de comunicación, reiterando la devoción a su milagrosa Chinita de Maracaibo.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios