Dos días de cola y no compraron

María Fernanda Pérez G./Foto: Iván Piña |

Por segundo día consecutivo un aproximado de 150 personas se quedaron esperando para comprar los alimentos regulados en el Pdval ubicado en la 14 Brigada de Infantería.

Ellos inicialmente hicieron su cola el lunes porque les correspondían a los terminales de la cédula 0 y 1. A las 6:00 de la mañana recogieron las cédulas y a las horas vieron como llegó un camión cargado de comida por lo que esperaban poder comprar más alimentos que otros días, sin embargo a las 11:00 un funcionario salió y les avisó que ya no se haría la venta porque no tenían sistema.

Quienes esperaban no estuvieron conformes con la explicación que les dieron porque ya se había corrido el rumor que ese día comprarían los militares y sus familiares. Se les prometió que el martes podría adquirir y se organizaban y hacían una lista.

Ayer nuevamente hicieron la cola desde las 5:00 de la mañana, aparte de quienes les correspondía por el terminal de la cédula. Pero a las 8:00 les informaron que los productos del lunes se habían agotado. Eso generó la molestia de las personas que gritaban desde la calle para que les permitieran comprar.

Yenny Jiménez, una de las afectadas, preguntaba que por qué se acabaron los productos; leche, caraotas, pasta, pañales, aceite, atún, jabón en polvo y toallas sanitarias, si se supone que el problema del lunes fue de sistema. “esto nos confirma que era para los militares, lo que están haciendo es burlarse de nosotros que estamos desde la madrugada”.

Jesús Rojas informó que habían llamado a la Sundde para denunciar lo que estaba pasando y la repuesta que recibieron es que debían notificar al encargado de ese Pdval. Para ellos es una burla al pueblo que necesita comprar comida.

Darwin Rodríguez señaló manifestó su preocupación porque ese fue el segundo día que faltó al trabajo para poder comprar comida y no lo hizo.

“Yo quedé en la lista de número 12 y mi sorpresa fue cuando hoy pude pasar y no encontré casi nada de lo que vimos ayer”, manifestó Aura Colmenárez, quien decidió acudir ayer otras vez porque estarían vendiendo caraotas, pero no consiguió.

Jenifer Meléndez que esa misma situación se presentó el lunes en el Mercal de Patarata, que en otras ocasiones han adquirido productos con fechas cercanas a vencerse.

Cada vez que veían pasar a un trabajador de la 14 Brigada cargado de productos las personas desde afuera les gritaban que los dejaran comprar. Lamentaron la parcialidad del Sundde, que a juicios de los protestantes no acudieron porque son del mismo Gobierno.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios