Crisis eléctrica impide que el país salga adelante

Juan B. Salas | Juan Carlos Salas |

Sustituir la doble interrupción de la jornada de trabajo en los centros comerciales, por una jornada de trabajo corrido, propuso la Cámara Venezolana de Centros Comerciales (Cavececo) ante el Ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Dominguez, como una alternativa de ahorro energético.

Le explicaron al ministro que la doble interrupción programada ordenada por el Ministerio de Energía Eléctrica, ocasionaría la suspensión de operaciones de servicios básicos tales como farmacias, automercados, establecimientos que comercializan bienes esenciales de alta demanda, muchos de los cuales, tanto en el caso de los medicamentos como en el de los alimentos deben ser refrigerados a una temperatura estable para su preservación.

Además recuerdan que existe una prohibición legal que impide el cierre de operaciones de las farmacias y los automercados en horarios laborables. De igual manera se interrumpirían servicios sensibles durante las horas de mayor demanda como sería el caso de los bancos, las ferias de comida y los restaurantes. También en muchos centros comerciales funcionan oficinas que prestan servicios públicos y centros de salud que se verían afectados.

Todo esto sin incluir los efectos que la doble intrerrupción diaria de servicios públicos claves como los estacionamientos y en opciones de entretenimiento como los cines.

El ministerio ha propuesto suspender el servicio eléctrico en los centros comerciales, a partir del 10 de febrero, entre la 1:00 pm y 3:00 pm y entre las 7:00 pm y 9:00 pm, período en el cual deberían generar su propia energía.

Fracasaron planes de emergencia eléctrica

La crisis de electricidad que se ha presentado en el país se debe única y exclusivamente a la poca planificación del gobierno nacional, que ahora pretende racionar el servicio en los centros comerciales, lugar de esparcimiento para los venezolanos.

Así lo manifestó el diputado de la Asamblea Nacional, Jorge Millán, quien explicó que a solicitud del Ministerio para la Energía Eléctrica, los centros comerciales deberán suministrar su propia energía por cuatro horas al día, esta medida será por tres meses y comenzará de manera obligatoria el próximo 10 de febrero.

“El inicio del racionamiento de energía eléctrica en los centros comerciales, demuestra una vez más que el Gobierno nacional y el plan de emergencia fracasaron. No es posible que de los 7 mil megavatios que fueron instalados durante la emergencia eléctrica en plantas termoeléctricas, hoy en día solo esté operativo el 50 por ciento y eso signifique que esté sobreexplotado la producción del Guri y la hidroeléctrica. Estamos en una situación tan crítica para Venezuela que se tiene que paralizar el comercio y tal vez algunas industrias para evitar una crisis eléctrica”.

El también coordinador del partido Primero Justicia en Caracas insistió que, debido a la poca planificación de este Gobierno, la crisis eléctrica es otro problema que debemos enfrentar en el país.

“En estos momentos cuando Venezuela necesita una Ley de Producción Nacional, que requiereque nuestras empresas produzcan más, vemos cómo la poca planificación del Gobierno, la corrupción roja rojita y la falta de producción eléctrica acorde a nuestra demanda, impiden que Venezuela pueda salir adelante.

Eso es un nuevo elemento que se suma a la crisis económica que vivimos y es una demostración tangible de la falta de capacidad de parte de este Gobierno hoy en día”.

Finalmente Millán indicó que seguirá investigando la crisis que presenta el sector eléctrico nacional y prometió que desde la Asamblea Nacional se tomarán todas las medidas necesarias para que los venezolanos no se vean perjudicados.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios