Cooperativa El Valle retomó sus actividades comerciales

Mariángel Massiah | Foto: Juan Brito |
TRABAJADORES DE LA COOPERATIVA EL VALLE EN LA 52 ENTRE 22 Y 23 ACLARAN NO SE ESTABAN ROBANDO NADA Y QUE LO QUE DESEAN ES VOLVER A TRABAJAR 02082016 FOTO JUAN BRITO

La Asociación Cooperativa El Valle abrió sus puertas al público luego de más de un mes y medio que clausuraron por una situación irregular que se presentó en el recinto a causa de algunos miembros de la zona, alegan los empleados de la institución.

La sociedad se encuentra ubicada en la calle 52 entre carreras 23 y 24. El 24 de junio los vecinos de las urbanizaciones Valle Uno, Valle Dos, Valle Tres y Urbanización Dorante, se sintieron engañados al notar que los productos regulados estaban siendo entregados a gente que no pertenece a las citadas comunidades.

Los vecinos se apostaron a las puertas del ente cooperativo y esperaron la llegada de la Guardia Nacional para entrar junto a los representantes de las comunas. Una vez que ingresaron detectaron algunas bolsas de alimentos de forma irregular.

Lesbia Marchan, miembro de la cooperativa, informó que todo se originó por un malentendido entre los vendedores y los residentes de la zona, puesto que, los productos que se encontraban en bolsas dentro del recinto pertenecían a los mismos empleados que con anterioridad los habían cancelado en la caja habilitada (donde están inscritos los trabajadores asociados y sus colaboradores).

En dicho momento eran 70 empleados, y al momento que llegó la mercancía de la cesta básica, dispusieron la caja para que los trabajadores se beneficiaran.

“Los habitantes de la zona se acercaron porque consideraron que estábamos revendiendo los alimentos en bolsas de comidas. Al momento que golpearon el portón, los compañeros por el temor subieron su compra a las oficinas; esas fueron las supuestas bolsas de comidas que encontraron al momento de ingresar a la cooperativa (…) Queremos aclarar que no somos bachaqueros ni vendemos bolsas de comidas”, expresó Marchan.

Consideran que ante la escasez de alimentos básicos que vive el país buscaron solventar la situación a los miembros de las comunidades con la venta de productos regulados, pero tanto el espacio como la cantidad de artículos que adquirían eran reducidos.

Pablo Castillo relató que su proveedor directo es la corporación Cecosesola, la cual ya no distribuye alimentos regulados porque los mismos están a disposición de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción.

Ante dicha situación se han sometido a diversos conversatorios con los miembros de las comunidades, para aclarar cualquier incidente y llegar a acuerdos que permitan retomar la venta de productos alimenticios y de limpieza periódicamente.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios