Transportistas: Incremento del 100% se queda corto

Lorena Quintanilla Muñoz | Fotos: Stiven Valecillos |

Transportistas afiliados al Sindicato Automotor del estado Lara cobraron este lunes el ajuste anunciado correspondiente a Bs. 100, así lo señaló Giovanny Peroza, secretario general del órgano.

Recordó que el consejo central de la Federación Nacional de Transporte le planteó al Gobierno el incremento del 100% de la tarifa urbana, suburbana e interurbana.

“El Gobierno pidió 15 días de prórroga a fin de analizar la situación pero ocurrió que cambiaron al ministro, por lo cual las conversaciones se entorpecieron. Eso dio pie a otro consejo, donde se ratificó cobrar el incremento este 15 de agosto”.

Por otro lado, aseguró que mantienen las conversaciones con la Autoridad Metropolitana de Transporte y Tránsito (AMTT).

“La verdad es que estamos arruinados, estamos quebrando progresivamente porque todos los días salen unidades fuera de servicio, además de que tenemos una flota bastante fatigada y una inflación por las nubes. Un motor usado el año pasado nos costaba 15 o 20 mil bolívares, ahora cuesta 900 mil bolívares”.

Destacó que el aumento del 100% no soluciona el problema, es un paño de agua caliente porque para nadie es un secreto que los gobiernos no tienen políticas de subsidio para los transportistas ni iniciativas para brindar un servicio eficiente.

“Lamentamos que los usuarios sufran las consecuencias pero de lo contrario la sociedad y el país se quedará sin transporte colectivo”.

-¿Es un incremento unilateral?

-La AMTT está consciente de nuestra situación. Ellos saben que el 100% del incremento es urgente. Los operativos que hace la Guardia Nacional deberían ser, no para vigilar si cobramos o no el aumento, si no para cuidar al usuario y a los transportistas de la inseguridad porque la delincuencia nos tiene arrinconados. Ojalá que los operativos de la GN vayan a los barrios para que nos cuiden.

Testimonios

Kevin Zamora, presidente de la Ruta 7, expuso “que los gastos operativos están muy altos. Nadie vive con un salario mínimo. A nosotros también nos cuesta llevar la comida a la casa. Los Bs. 50 no nos ayudan en nada. Nosotros también somos pueblo”.

Ever Duarte, presidente de la Ruta 21, agregó que “estamos luchando porque estamos sufriendo. Mi unidad está parada por una bomba de gasolina que cuesta 50 mil bolívares. La crisis nos tiene explotados. O comemos o reparamos el carro. El incremento se queda corto”.

Venancio Méndez, presidente de la Ruta 10, se sumó a esta realidad. “Este aumento no cubre las expectativas porque la inflación nos tiene estrangulados. Cauchos en 200 mil bolívares, motores en 800 mil bolívares, cajas en 500 mil bolívares. Si esto sigue así, alertamos que se quedarán sin servicio de transporte público porque nos estamos comiendo un cable”.

Por su parte, Juan Nieto, presidente del Sindicato de Trabajadores de Transporte Público de los Cinco Puestos en Lara (Sintrapelar), informó que “esperan la discusión de la tarifa por parte de la AMTT.

En el caso del transporte urbano, el ajuste tarifario solo le compete  a la alcaldía. Lo que dicte el ministerio no tiene ninguna competencia porque la competencia es de la alcaldía, la cual todavía no se ha pronunciado”.

Indicó que en la Gaceta Oficial del 1º de mayo quedó establecido que de haber un índice inflacionario desproporcionado se reajustaría el pasaje una tercera y cuarta vez.

“Estamos solicitando un incremento entre el 50 y 100 por ciento. Las tarifas no han variado. Cobramos 75 bolívares para Cabudare y 80 bolívares en el pasaje largo. En los cinco puestos 60 bolívares, 70, 75 y 100 bolívares. Todo está publicado. Por ahora no hemos ajustado porque solo la alcaldía autoriza”.

Nieto le hizo un llamado al alcalde Alfredo Ramos y a la AMTT a fin de iniciar las conversaciones cuanto antes.

“El incremento es necesario. No conseguimos baterías, cauchos ni repuestos. El caucho 10R22.5 cuesta 370 mil bolívares y no se consigue. Esperamos cuanto antes anuncios de la AMTT”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios