Cumbre de No Aliados es opuesta a realidad económica del país

Rosmir Sivira / Foto: Archivo |

Fuertes sumas de dinero se estarían “despilfarrando” en la organización de la Cumbre de Países No Aliados, encuentro que inició ayer martes en la Perla de Caribe, isla donde se agudizan problemas como la escasez de alimentos y medicinas que atraviesa Venezuela.
Según declaraciones del mismo Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), la isla recibiría a unas 3.000 personas, cifra que contrasta con los “al menos 150 millones de dólares”, que según el diputado Luis Florido, se destinarían para el evento.

 
Luis Oliveros, economista y docente de la Universidad Central de Venezuela (UCV), describió la cumbre como una “falta de respeto”, desde el aspecto ético, ya que Venezuela atraviesa una de las crisis económicas más apremiantes de los últimos 100 años. Realizar este encuentro, encarna entonces un fuerte gasto en divisas, las cuales requiere el país para reinvertir en el aparato productivo y efectuar importaciones básicas.

 
Según el economista, representa la poca seriedad con la cual el Gobierno ha encarado la crisis económica y una manera de “vender” al mercado internacional una situación venezolana opuesta a la real. Por su parte, Julio Portillo, analista internacional, destacó que en la actualidad, Venezuela mantiene reservas de 11,9 mil millones de dólares, monto inferior al dinero otorgado a Cuba a través de múltiples ayudas y convenios. Expresó que no serían las condiciones apropiadas para liderar el encuentro.

Más pérdida que beneficio

El economista subrayó que son mayores las pérdidas que deberá encarar Venezuela con la organización de la Cumbre, que si hubiese suspendido o entregado la sede a otro país. No obstante, se trataría de una oportunidad que aprovecha el Gobierno para hacerse propaganda y “vender humo”.

 
Negó que tras la celebración de la Cumbre pueda darse una mejor relación económica con los países asistentes, puesto que Venezuela no cuenta con múltiples opciones para realizar acuerdos y con la mayoría de los visitantes ya mantiene intercambios comerciales. Citó el caso de Irán. El analista internacional expresó que se trata de una reunión con fines ideológicos más que económicos, ya que será poco probable que los tratados multilaterales o bilaterales se concreten.

 
Negó que sea posible controlar o cambiar la imagen que ya ha mostrado Venezuela ante el extranjero, en términos de abastecimiento y producción,entre otros. “Por el carácter global de la sociedad, es difícil que se oculte la condición real de Venezuela”.

 
Es de recordar que en los alrededores del Hotel Venetur, donde se realiza la Cumbre, se ha limitado la actividad económica, por supuestas razones de seguridad.
-Los Estados que asisten a la cumbre, no se están haciendo representar por los jefes de Estado, pero lo hacen porque conocen la crisis política que tiene Venezuela… Yo fui embajador de Venezuela y estoy casi seguro de que las embajadas han emitido informes de lo que ocurre en el país, en especial de lo que ocurrió en Villa Rosa. Deben estar alerta y saber que no estamos exentos de que se produzcan manifestaciones contra el Gobierno, incluso en la misma isla.

 
Subrayó que también pudieron haberse difundido entre las embajadas las prohibiciones recientes a los diputados, así como la prohibición de vuelos y embarcaciones en la isla de Margarita, lo que evidenciaría una actitud dictatorial.

El costo es alto

Portillo acotó que cada delegación es representada por más de cinco miembros, lo que simboliza un alto costo para Venezuela. Resta conocer también “el costo de la designación del mandatario venezolano, Nicolás Maduro, como presidente de la agrupación”.

No Aliados y el Común del Sur

Recientemente Paraguay, Argentina y Brasil mostraron su rechazo ante la toma de la presidencia pro témpore de Mercosur por parte de Venezuela, escenario que contrasta con el compromiso que recién adquiere frente a los Países No Aliados.

 

 

“El Mercado Común del Sur es una institución mucho más seria y beneficiosa para Venezuela que lo que podría ser este club de países no alineados… Son una organización que perdió vigencia al término de la Guerra Fría”, expresó Oliveros, quien se preguntó cuál sería el fundamento actual de la Cumbre de Países No Alineados y con respecto a quién o qué pensamiento político estarían no alineados.

 
Recordó que anteriormente, se trataba de países no alineados ni con Estados Unidos ni con la Unión Soviética, pero en la actualidad no habría contrario definido. Apuntó que se trata de una agrupación que perdió vigencia, no cuenta con vocería consistente, ni tiene peso en la geopolítica, geoestrategia y geoeconomía mundial.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios