Persisten imposiciones de cargos en escuelas nacionales

María Fernanda Peñalver/Fotos: Karen Paradas |
[email protected]

En esta oportunidad representantes de la Escuela Bolivariana María Gerbacia, en la carretera vieja de Yaritagua, fueron quienes decidieron revelarse en contra de los nuevos directivos que fueron colocados desde la Zona Educativa.

La situación se conoció desde el pasado lunes, día en que se dieron inicio a las actividades escolares y momento desde el cual refutaron la imposición de la nueva directora y subdirectora; no obstante, para ese entonces se comenzaron a realizar reuniones para lograr un acuerdo.

En el transcurrir de la semana se esperaba obtener una decisión en la que se ratificara a Solangel Acosta, directora del plantel, en su cargo y no se aceptara a Francis Millán, quien fue enviada por la Zona Educativa.

Sin embargo, no fue así, situación que llevó a los representantes de la institución a impedir el acceso a la misma hasta que se diera el respaldo a Acosta. Dulce Goyo, una de las voceras del conflicto, aseguró que la directora que pretende ser destituida ha ejercido con excelencia su función como directora, asimismo aseveró que se trata de “cargos políticos” el hecho de que desde el ente educativo de la región se estén enviando nuevos directivos sin razón alguna.

“La que pretenden colocar como subdirectora dijo que aquí se están formando puros delincuentes, definitivamente no queremos a alguien así”, señaló una de las representantes en rechazo rotundo a las presuntas declaraciones, a la vez que destacó que en la escuela todo se está realizando por autogestión y que la Zona Educativa no se ha encargado de acudir a hacer algún aporte.

“Dicen que las cosas se tienen que costear entre la escuela, los representantes y la comunidad y así no puede ser”, informó Goyo.

El plantel, que alberga cerca de 300 estudiantes no recibió siquiera al 10% de los alumnos, siendo esto una señal del descontento que existe en la colectividad con respecto a las imposiciones realizadas, según las voceras.

Estas además repudiaron que de parte del consejo comunal de La Isla se estén haciendo “amenazas” a las personas de la comunidad. “Han dicho que si apoyan a la profesora Solangel entonces se le quitarán las tarjetas madres del barrio y las bolsas del CLAP”, informó Maricruz Hernández, portavoz del conflicto.

A las afueras de la escuela permaneció la directiva que pretende ser impuesta y un grupo de docentes, quienes se mantuvieron al margen de la situación por temor a represalias.

Quienes han manejado la problemática aseguran haber presentado una propuesta, la cual consta de ratificar a Acosta como directora y aceptar a Millán como subdirectora, cargo que desde hace años había sido solicitado, pero de parte de la ZE decían no tener partida para el pago de dicho puesto.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios