El mundo celebra 99 años del “Milagro del Sol” de la Virgen de Fátima

Terra/Foto: Archivo |

Si bien la Fiesta de Nuestra Señora de Fátima se realiza el 13 de mayo, los fieles celebran hoy la fecha en que finalizaron las apariciones de la Virgen en esa localidad de Portugal y el día en que se produjo el “milagro del sol” ante 70 mil concurrentes.

En el año 1916, cuando la guerra se había extendido sobre Europa y Portugal, en una de las colinas que rodean Fátima, tres pequeños campesinos portugueses: Lucía de 9 años, Francisco de 8 y Jacinta de 6, se encontraron con una resplandeciente figura que les dijo: “Soy el Angel de la Paz”.

Durante aquel año vieron dos veces la misma aparición quien los exhortó a ofrecer constantes “plegarias y sacrificios” y a aceptar con sumisión los sufrimientos que “el Señor les envíe como un acto de reparación por los pecados con los que El es ofendido”.

El 13 de mayo de 1917, se les apareció una “Señora toda de blanco, más brillante que el sol”, a quien Lucía preguntó de dónde venía; ella respondió: “Vengo del cielo”.

Les pidió que regresaran al mismo lugar durante seis meses seguidos, los días trece hasta que en octubre cesaron las apariciones después de una gran lluvia y la danza del sol en el cielo que secó las ropas de los peregrinos allí congregados.

A lo largo de los sucesos el hambre, la sed, las burlas de los que no creían en las apariciones (incluyendo a la familia de Lucía), los ofrecían como la Señora lo había pedido, por la conversión de los pecadores, destacó la agencia ACI Prensa.

El 13 de junio de ese año, mientras se celebraba a San Antonio, patrono de Fátima, Nuestra Señora se apareció nuevamente a los tres niños.

Alrededor de 50 personas se encontraban con ellos en Cova de Iria y la Virgen dijo que Jacinta y Francisco irían pronto al cielo, que Lucía permanecería para ayudar a establecer el culto al “Sagrado Corazón de María”.

El 13 de julio de 1917, se trató de impedir que Lucía asistiera a este encuentro que fue uno de los más extensos y en el cual los niños tuvieron una visión del infierno que les despertó un anhelo de oración y penitencia incontenibles.

Además les fue prometido que en octubre se realizaría un milagro para demostrar la verdad de las apariciones.

Así, el 13 de octubre de 1917 alrededor de 70.000 personas habían llegado al lugar para presenciar el milagro de Fátima prometido por “Nuestra Señora”.

Ese día, el sol se podía mirar sin cerrar los ojos y como un prisma gigantesco, cubría el cielo con franjas de colores, luego giró 3 veces y se precipitó en “zig zag” hacia la multitud.

La gente quedó conmovida y convencida de la veracidad de las apariciones y antes de que pasaran tres años, Jacinta y Francisco habían muerto ya.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios