42 planteles privados han sido visitados por Zona Educativa, Sundde e Idena

Mariángel Durán | Foto: Archivo |

La inflación que desde hace dos años se ha agudizado en el país y los frecuentes decretos de aumento del salario mínimo nacional y del bono de alimentación, inciden directamente en el costo de la educación privada y, por ende, en el bolsillo de los padres y representantes.

Desde el año escolar pasado son frecuentes las denuncias de incrementos “excesivos” en varios centros privados y esa realidad se agudizó durante el período que recién inicia. Mirna Víes, jefa de la Zona Educativa del estado Lara, dijo a EL IMPULSO que una comisión integrada por representantes de ese despacho del Ministerio de Educación (Mppe), de la Sundde e Idena, ha visitado 42 de los 100 planteles denunciados hasta la fecha.

Antes de 2014 el porcentaje de incremento atribuido a las matrículas escolares en estas instituciones era fijado mediante una resolución del Gobierno, a través del Ministerio de Educación. Se trataba de un porcentaje aplicado de forma lineal a todos los colegios del país. A partir del año escolar 2014-2015 esa situación cambió y se permitió a las instituciones fijar el costo en función de sus necesidades y tras la aprobación de la nueva cifra en asamblea de padres y representantes, lo que en parte respondió a las peticiones de las asociaciones de colegios privados que se decían asfixiadas.

Sin embargo, esa especie de liberación aunada a los índices inflacionarios ha traído como consecuencia que personas como Carolina Sequera, representante de un reconocido colegio de la ciudad,  pagara una mensualidad de 3.000 bolívares en septiembre de 2015 y terminara pagando una cuota mensual de Bs. 8.000, en julio de 2016.

“Para el año escolar en curso (2016-2017) la cifra estimada oscila entre 26.000 y 28.000 bolívares, lo cual fue protestado ante la Sundde y el monto de la cuota fue congelado”, explica esta madre que probablemente tendrá que cancelar un aumento estimado de 350%.

Atienden denuncias y reincidencias

Según la titular local del sector educación, en virtud de estas denuncias se conformó una comisión interinstitucional que funciona en la planta baja del edificio Buría, específicamente en la División de Registro y Control de Estudios, la cual además del Sundde y el Idena, está integrada por la Coordinación de Planteles Privados y la Defensoría Educativa.

“Hasta ahora manejamos 100 denuncias, de las cuales 62 han sido registradas oficialmente ante la Sundde. Las visitas se realizan a los planteles donde se observan incrementos excesivos”, explicó al tiempo que destacó que 39 han sido multas.

Víes admitió que también existe reincidencia de parte de planteles que ya han sido sancionados, hay 2 planteles confirmados oficialmente como reincidentes.

Estructuras de costos variables

Las autoridades educativas locales reiteraron que el monto de la matrícula debe ser sometido a consulta durante las asambleas y que la cifra debe adaptarse a la estructura de costos.

Junto con el equipo de la comisión, Víes aclaró que estas estructuras de costos incluyen, además de las estimaciones para el pago de sueldos y salarios, información sobre las necesidades operativas: materiales y suministros de oficina, limpieza, pago servicios básicos, alquileres inmobiliarios o mantenimiento, entre otros. La existencia de profesionales de áreas especializadas (Psicopedagogía, inglés) también es tomada en cuenta como parte del servicio y la estructura de costos.

Se conoció que algunos de los centros privados visitados tienen matrículas que se adaptan a los costos operativos. “Suponemos que aquellos colegios que no han sido denunciados es porque han hecho los ajustes de forma adecuada”, expresaron.

Las inconsistencias de montos son la principal alerta para las autoridades educativas, por ejemplo, si una matrícula estaba fijada en 3.000 bolívares hasta el año escolar pasado y ahora se ubica en 15.000 bolívares. En estos casos, tras la denuncia, se realiza la inspección y el resultado puede ser la sanción de parte de Sundde.

A la fecha, los colegios de la Asociación Venezolana de Educación Católica (Avec) no han presentado ningún inconveniente con el costo de las matrículas. “Esto se debe a que son subsidiados por el Ministerio de Educación, mediante un convenio”.

Educación inicial sin quejas oficiales

Katty Zambrano tiene una hija de 3 años en un Centro de Educación Inicial privado en el que la matricula del año escolar en curso fue fijada (en julio) en Bs. 19.500, pero a raíz del incremento salarial que entró en vigencia el 1° de septiembre, la semana pasada se aprobó en asamblea de padres y representantes un aumento de 40%.

“La empresa donde laboro me cubre, a partir del 1° de noviembre, Bs. 12.000 mensuales por concepto de guardería, pero nose cómo haré para completar los 15.500 bolívares restantes. Es probable que el próximo año escolar migre a la educación pública porque el salario no me alcanza”, dijo.

Lo mismo le sucede a María Reyes, cuya hija de 11 meses de edad fue inscrita en un Centro de Educación Inicial cuya mensualidad pasó de 17.000 a 30.000 bolívares (76,4% de aumento), tras la asamblea realizada el viernes 28 de noviembre.

Sin embargo, según la vocera de la Zona Educativa no existen denuncias oficiales provenientes de esta modalidad educativa y ello quizás se daba al hecho de que ofrecen “el servicio adicional de guardería y muchos padres están dispuestos a pagar esas cifras a cambio del cuidado de sus hijos”.

A esto se suma que en el sistema público son muy pocos los planteles que atienden a bebés o niños menores de 4 años, por ende no cubren la alta demanda.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios