CNE no ha acatado los aumentos presidenciales

José Manuel Zaá | Foto: Iván Piña/Jairo Nieto |

Otra dependencia del Estado se ve ahogada por la crisis económica que aqueja al país. En esta ocasión, más de 2.500 trabajadores –sin tomar en cuenta personal contratado– del Consejo Nacional Electoral (CNE), sin razón alguna aparente y especialmente en lo que a salario se refiere, están sin poder gozar de los beneficios laborales que por ley les corresponden.

Ante esta situación, un grupo de empleados del Poder Electoral protestó frente a su sede principal, en la ciudad de Caracas, para exigir respuestas. En algunas entidades se sumaron a la “hora cero” convocada por los sindicalistas para lunes y martes, aunque en el estado Lara se mantuvieron laborando.

Según el delegado sindical en la entidad larense, Noé Dávila, los trabajadores del CNE se encuentran alzando la voz porque, hasta ahora, ni siquiera han cobrado el aumento del 50 % que anunció el presidente de la República para el 1º de septiembre.

A su vez, la lucha obrera gira entorno, según dijo, a la exigencia de firma de contrato colectivo que tiene más de tres años vencido. Ya el mismo estaría discutido y solamente le ha faltado disposición a las autoridades del órgano electoral.

Dávila acotó que también se encuentran manifestando en nombre de los jubilados del CNE, quienes perciben solo 5.000 bolívares en bono de alimentación, cuando por contrato colectivo les corresponde devengar las 12 Unidades Tributarias establecidas actualmente para el cestaticket.

“Lo que falta es un ejecútese (…) No es posible que siendo un profesional 3, gane casi que sueldo mínimo, imagínate los obreros que están muy por debajo de lo mínimo”, dijo Dávila en nombre de los 70 trabajadores del CNE-Lara.

Acotó que Tibisay Lucena no le ha dado la cara a las exigencias obreras, aunque siempre ha estado una representación jurídica por parte del patrono. Asimismo, expuso que en más de cinco años no han recibido un solo aumento por iniciativa patronal.

Han renunciado por la situación

Dávila denunció que la “penosa” situación que afecta la institución electoral desde hace un tiempo, ha obligado a cinco trabajadores larenses a dejar sus puestos de trabajo.

Lo mismo ha sucedido en Caracas, según develó, en mayor cantidad. Además informó que el personal ha llegado a desmayarse en las instalaciones del Poder Electoral por falta de alimentación.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios