FOTOS: Sectores aledaños a la avenida Uruguay al borde de un colapso

Mariángel Massiah | Stiven Valecillos |

Una comisión de Hidrolara se acercó en la mañana de ayer a la avenida Uruguay para comenzar  trabajos de limpieza en la autopista y posteriormente iniciar una vez más con las reparaciones en la zona.

No obstante, la máquina que trabajaría en el lugar fue tomada por los miembros del sector Cruz del Sur, quienes impidieron que continuara la operación.

Johan Arenas, vocero del consejo comunal de la zona, relató que cada vez que reparaban la avenida (en total se han efectuado ocho arreglos) sufrían las viviendas del sector a causa del peso y movimiento de las maquinarias. Igualmente detalló que más de 200 viviendas se encontraban en zona de riesgo y 50 familias estaban a punto de quedar damnificadas y que el gobierno no les había reubicado nuevas viviendas.

“Nosotros como medida de presión tomamos la maquinaría. No vamos a dejar que hagan ningún trabajo en la Uruguay hasta tanto no lleguen a un acuerdo o solución con respecto a nuestras viviendas o nos expliquen qué es lo que vamos a hacer o para dónde nos vamos a ir”.

Entre la súplica de los habitantes del sector se encontraba una respuesta satisfactoria. Estos mismos aseguran que un grupo de damnificados fueron trasladados hacia la Villa Bolivariana (complejo habitacional ubicado al oeste de la ciudad), pero “el remedio fue peor que la enfermedad”.

“Los poquitos enseres que pudieron rescatar quienes perdieron su viviendas les fueron robados en el sitio a dónde los trasladaron. Ellos solo piensan en reconstruir la avenida, que es algo que tampoco hacen bien porque se siguen derrumbando, pero no piensan en nosotros o nuestra seguridad. Nos cansamos de eso”, expresó  Arenas.

En otro orden de ideas, Juan Carlos Durán, coordinador progresista de la parroquia Catedral, aseguró que desde el mes de diciembre realizan estudios acerca de la emergencia natural de la mano de un equipo técnico y han llegado a la conclusión de efectuar tres fases de proyecto: la primera incluye 107 viviendas en extremo riesgo, la urbanización Cruz del Sur en una segunda fase y por último el Zanjón Barrera.

“Le planteamos a la gente la construcción de viviendas o mercado secundario. Vinimos el día de hoy porque el vertedero urbano que se formó en la avenida está cediendo, más el terreno pero los habitantes de la zona nos pararon porque querían solución para ya”.

En la consideración de Durán este grupo de protestantes obedecen intereses políticos, ante eso  invitó al Gobierno nacional que se pongan la mano en el corazón y piensen verdaderamente en la gente y dejen de lado los intereses políticos. “Ellos ni hacen ni dejan hacer”.

 

Viven entre los escombros

“Vivimos con el temor de que un día se nos caiga la casa encima, pero para dónde vamos a agarrar”, exclamó Henry Durán quien vive con su hijo de diez años en el sector Cruz del Sur.

Decenas de casas se visualizan en la zona con las paredes agrietadas, algunas viviendas tienen fisuras de hasta 30 centímetros de ancho y con el tiempo se va expandiendo o simplemente se derrumban. En la vía principal de la  zona se abrió un bache en el suelo de hasta cinco metros de largo, a causa de las lluvias, lo cual obstaculiza el acceso vehicular al área.

Reporteros de El IMPULSO visitaron el sector y observaron una vivienda que sufrió un derrumbe por las fuertes precipitaciones que se presentaron en la entidad la semana pasada.

Alexander Jiménez se encontraba junto a su hijo (discapacitado) y dos nietas (menores de cinco años) en su hogar cuando comenzaron las fuertes lluvias y para su desagradable sorpresa la pared de la cocina se derrumbó por completo.

“La pared venía cediendo poco a poco. Nos critican mucho de que las casa se caen porque fueron construidas por nosotros mismos y no somos profesionales preparados, pero la Uruguay la ha arreglado hasta técnicos de china y se sigue cayendo”.

Jiménez asegura que está consciente del peligro en el cual vive, pero no abandonará su hogar ya que las viviendas que les consigue el gobierno no son dignas. “Mi hijo estuvo refugiado con las niñas pero tuvieron que huir de la zona por la inseguridad, incluso casi que violan a las pequeñas.”

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios