Un balón por las pesas: La vida de Junior Sánchez

Julio Fonseca | Foto:Luis Salazar |

Cuando apenas tenía 11 años, el larense Junior Sánchez tuvo que tomar una de las mayores decisiones en su vida dejar de practicar el fútbol o dedicarse de lleno a la disciplina del  levantamiento de pesas, decisión que marcó su vida para siempre y lo ha colocado como uno de los mejores deportistas del continente.

Como todo muchacho en sus primeros años, Sánchez comenta que se pasaba todos los días practicando deportes, pero que el fútbol en su momento era su pasión, soñaba con jugar profesional y estar con la selección.

“Desde chamito me mantenía jugando el fútbol, era mi deporte preferido, lo practicaba cada vez que podía, también jugué béisbol pero nada yo quería ser futbolista hasta que un día por cosas de la vida me cambié de deporte”, comenta Sánchez.

Su incursión en el mundo de las pesas fue gracias a uno de sus mejores amigos Maikel Rojas, quien en una oportunidad lo invitó a ver un nacional de la disciplina y un día después, comenzaría a practicarlo.

“Fue algo que ni yo pensaba, después de un nacional aquí en Barquisimeto, le pregunté a Rojas como podía practicar y me dijo vamos mañana a las 8 de la mañana al gimnasio y mira empecé a practicar a tomarle cariño y bueno mira ahora es mi vida”, exclama el larense.

Giro inesperado

Luego de dividir su tiempo entre ambos deportes, su entrenador le dio un ultimátum, o pesas o fútbol. La decisión que tomó no pudo ser más acertada, al punto de ser un atleta olímpico.

“Me mantenía jugando los dos deportes, pesas en la mañana y fútbol en la tarde. Hasta un día que mi entrenador de pesas, Otoniel Rivero, al no ir a un entrenamiento descubrió que fue por ir a jugar y me dijo que debía decidir, o fútbol o pesas”.

Comenta que ha sido una de las más duras decisiones que ha tomado, pero que no se arrepiente que aun cuando le sigue gustando el fútbol las pesas son su vida. El pesista de Barquisimeto, de sólo 27 años, cuenta que le pidió un tiempo para tomar la decisión, pero su hermano mayor lo convenció de irse por las pesas.

“Mi hermano (Raúl Sánchez) me dijo que con pesas iba a llegar más rápido a la selección y que iba a poder estar en la selección de Venezuela. Yo no quería dejar el fútbol porque lo practicaba desde tripón, pero no me arrepiento de la decisión que tomé”, dijo.

Tiempo después las pesas le darían a Junior, su primera gran responsabilidad representar al estado Lara en un campeonato nacional, misma que asumió de la mejor manera.

“Cuando me llamaron por primera vez a la selección de Lara, no lo creía tener los colores de mi estado era para ese momento algo grande, fue una emoción que no puedo describir y en esa competencia tener una medalla es algo que no se olvida”, comenta entre risas.

Barquisimeto por Caracas

Luego de estar con Lara, de competir en estadales, nacionales y estar entre los mejores del país por fin recibió el llamado a integrar la selección nacional algo que llegó en un momento inesperado según cuenta Sánchez.

“Mira cuando me dijeron estás convocado por la selección de Venezuela, no sabía si llorar, gritar, correr, es lo máximo, me tomó por sorpresa. Me fui de inmediato a Caracas y pues ha sido lo mejor de mi carrera”

Algo duro para Sánchez, fue el hecho de dejar su natal Barquisimeto por la congestión de la ciudad capital. “Estar en la selección fue fuerte tuve que irme de mi casa para Caracas, eso fue lo que más me pegó dejar mi familia pero ahora veo que valió la pena todo”.

Lo que más recuerda es la primera vez que consiguió hacer sonar el himno nacional en una competencia, algo que lo llena de alegría. “En Perú conseguí una medalla de bronce, fue la primera y la que abrió el camino de lo que es hoy en día Junior Sánchez en el levantamiento de pesas, ese día lloré de felicidad misma que aún mantengo todos los días al venir al gimnasio”.

Por el Olimpo

El barquisimetano ahora se enfoca en estar en el próximo ciclo olímpico y acceder a lo que serían sus segundos juegos olímpicos. Sánchez estuvo a tres kilos del bronce en Londres 2012.

“Ahora mi mente está enfocada en estar presente en Tokio, soy joven y tengo la fuerza para llegar allá, tengo un apoyo fundamental que es mi novia, mi familia y mi entrenador, no tengo dudas en que lograré la meta” comentó de forma tajante.

El no estar en los olímpicos de Rio 2016, es algo que le cayó como un balde de agua fría pero que no le desanima en lo más mínimo al contrario le da fuerzas y lo impulsa a mejorar cada día más.

“No fui a Brasil tenía todas las ganas pero ya eso es pasado, ahora tengo muchas más fuerzas de llegar a unas nuevas olimpiadas y Tokio es la meta, allá buscaré estar en lo más alto del podio” dejó saber Sánchez.

 

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios