FOTOS: Hospital Central sin una gota de agua

Mariángel Massiah | Stiven Valecillos / @Jennyfervet21 |

Desde el día jueves se encuentra dañada la bomba encargada de surtir agua a los cinco pisos que conforman el Hospital Central Antonio María Pineda. Es una situación que ha ocasionado que disminuya la operatividad dentro de la institución hasta en un 80 %.

En los últimos días, la gobernación del estado Lara trasladó unos cinco tanques plásticos a las principales entradas del hospital, los cuales son llenados tres veces al día a través por camiones cisternas. Luego, el agua es subida de manera manual con ayuda  de  baldes.

A pesar de la irregularidad que afrontan los trabajadores del hospital, la atención dentro de la sala de emergencia no se ha paralizado. Sin embargo las zonas más afectadas son los pabellones de cirugía y Sala de Parto. Tanto familiares como camareras han tenido que realizar un esfuerzo mancomunado para garantizar el aseo de las salas e inclusive de los utensilios médicos.

Según el médico cirujano  Jesús Guarecuco, a lo largo de este fin de semana tan solo han podido atender cuatro cirugías de extrema urgencia; aquellos casos que no son prioridad inmediatamente son referidos hacia otras instituciones de salud.

“Nuestra labor se ve retrasada por todo el tiempo que perdemos para lograr esterilizar las pinzas y quirófanos.  Al menos ya se corrió la voz y los pacientes acuden por sus cuentas a otros centros asistenciales. La idea es que entre todos entendamos la situación que pasamos y de esa manera darle la calidad de atención a los pacientes de estricta urgencia”, expresó Guarecuco.

En tanto, el esposo de Vaulina Marín tienen más de un mes en el hospital a la espera de una operación. Desde el día jueves ella misma se ha encargado de la limpieza de los baños en el área de cirugía.

“Ayer las puertas había que cerrarlas, el olor de los pasillos y baños era algo insoportable. Desde que yo llegue jamás he visto una camarera limpiando; hasta tres veces tengo que venir a las tuberías a llenar los tobos porque los tanques azules ya están secos”.

Igualmente Tibisay Pérez, familiar de una paciente de El Tocuyo, denunció que algunos enfermos que ya estaban ingresados fueron trasladados hacia otras instituciones por la falta de agua.

“Ahora los familiares deben traer los insumos y el agua. De paso hay que cargar tobos y limpiar el área para no asfixiarnos con el olor”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios