Se desbordó el río Catatumbo del Zulia

Héctor Daniel Brito | Cortesía |

Hace una semana, el diario EL IMPULSO cubrió la situación que se vive en el Sur de Lago, estado Zulia. Los habitantes de esta región estaban alertas ante la crecida del río Catatumbo, que atraviesa la parroquia Encontrados, del municipio Catatumbo y la parroquia Santa Bárbara del Zulia, municipio Colón (y zonas adyacentes). Parte de la preocupación estaba vinculada con una posible rotura del dique de contención y el desborde de este río, que pueden dejar bajos las aguas a unas 50 mil personas, según indicó a este periódico el diputado ante la Asamblea Nacional por el estado Zulia, Freddy Paz.

Ayer se observó cómo este río dejó inundadas a 20 mil hectáreas de fincas ganaderas, que representa una pérdida millonaria para los trabajadores del campo. El exdecano de la Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia y presidente de la Sociedad Venezolana para el Combate de Malezas, Werner Gutiérrez, explicó que la margen derecha del río Catatumbo se desbordó por la falta de mantenimiento, pues el fenómeno de la sedimentación poco a poco hizo su efecto en ese territorio y causó “otro dolor cabeza” para los ganaderos.

La situación es muy seria, Gutiérrez explica que las pérdidas económicas podrían ser peores a las actuales (que involucra el traslado del ganado a otras zonas, los pastizales bajo las aguas y el ordeño paralizado, que se resume en el parálisis de la producción de leche), pues en el peor de los escenarios, el río Catatumbo puede llegar a inundar hasta 100 mil hectáreas, incluyendo la población de Encontrados, perteneciente al municipio homónimo del río que hoy amenaza por mostrar su peor cara.

Gutiérrez denunció que el sector agrícola pasa por un mal momento, ya que sufre robos, falta de medicina animal, vacunas, repuestos de tractores, entre otros insumos necesarios para el trabajo de campo. El exdecano de LUZ explicó que la falta de atención por parte del Gobierno en esta zona zuliana ha permitido que ocurran estos hechos que fueron sido advertidos desde principios del 2016, pues la llegada del fenómeno de la Niña más las vaguadas recurrentes por esta región son elementos que pueden repercutir de manera inesperada si no hay  cultura de prevención. Esto aunado a que el Catatumbo se comunica con otros que provienen de Colombia y la frecuencia en las precipitaciones del país neogranadino incide directamente en el comportamiento de este importante río venezolano.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios