FOTOS: Afectadas 40 familias en la zona norte de Barquisimeto

Hugo J. Boscán | Fotos: Iván Piña |

Al menos cuarenta familias, todas de bajos recursos, resultaron afectadas por el fuerte aguacero que la tarde del martes cayó sobre la zona norte de Barquisimeto, provocando el desbordamiento de un buco que no fue limpiado a tiempo, además de la corriente procedente de Carorita.

La mayoría de ellas reside en Valles de Uribana, parroquia El Cují, y hasta el mediodía de este miércoles, mujeres y hombres continuaban sacando barro y agua de sus casas.

Ese era el caso de Doris Alvarado, quien perdió colchones, sábanas y algunos muebles, por lo que estaba esperando que algún organismo le ayudara dotándole de lo que el agua destruyó.

“Eso fue un aguacero muy fuerte que desbordó ese buco que hace tiempo no lo limpian”, dijo mientras luchaba por extraer barro de habitaciones y cocina de su humilde vivienda.
En la misma situación estaba Magalys Herrera, otra vecina que perdió camas y hasta el PC de una computadora.

Igualmente, la familia Flores Castañeda perdió útiles domésticos, pues el agua subió más de 20 centímetros, obligándoles a dormir en otras casas pues la suya quedó inundada.
La familia Marchán Rodríguez perdió la nevera, el televisor y colchones y el anciano Ángel Algarra quedó aislado dentro de su rancho de zinc.

Para colmo, no tienen agua potable porque ni la alcaldía ni Hidrolara se la suministran, lo que les obliga a comprarla a cisterneros particulares.

La misma noche del martes y este miércoles, funcionarios de Protección Civil estuvieron en la zona evaluando los daños y levantando un censo de las familias afectadas.

Ante la ausencia de un consejo comunal, un grupo de vecinos, entre los que están Rolando Sivira, Yohander Jordán y Alirio Quintana levantaban otro y ayer acudían a Corpolara y otros organismos con el fin de pedir ayuda.

Se quejaron de la falta de atención por parte de la gobernación, la alcaldía y la misma Corpolara, al buco cercano, que se encuentra completamente obstruido y cuando llueve fuerte, como las aguas no pueden circular libremente, se salen de su cauce e inundan todo el sector inmediato, incluyendo las viviendas.

El aguacero también provocó daños en la zona de Cordero y la intercomunal El Cují-Tamaca se hundió en varios sitios, dejando enormes orificios que, de no ser tapados a la mayor brevedad posible, provocarán accidentes automovilísticos, pues hasta la tarde del miércoles ningún organismo había actuado.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios