Monseñor Roberto Lückert: “El Gobierno no podrá con la Divina Pastora”

Pacífico Sánchez | Archivo |

La devoción por la Divina Pastora está profundizada en el pueblo venezolano y aunque el gobierno intente, valiéndose del  control sobre los medios televisivos, de impedir que se transmite la extraordinaria procesión que se hace en Barquisimeto, cada vez aumentará el número de feligreses que acompañarán a la imagen que representa a la madre de Jesucristo.

La opinión fue dada por monseñor Roberto Lückert, obispo emérito de Coro, al ser entrevistado vía telefónica por EL IMPULSO en relación a la cadena de radio y televisión que se desarrolló la tarde del sábado cuando precisamente en esos momentos la imagen era llevada en hombros hacia la Catedral de Barquisimeto. El Presidente Nicolás Maduro realizó un acto en el que dijo pedir paz y felicidad por Venezuela.

Aquí en Falcón hay devociones por la Divina Pastora y se hacen peregrinaciones en la parroquia Divina Pastora que tenemos en este estado, manifestó. Esto no quiere decir que voy a hacer una competencia para acabar con la procesión que se hace en Barquisimeto. Esto no lo acaba nadie. Porque está en el corazón de los venezolanos, de los larenses, de los barquisimetanos.

Puede hacer maravillas el señor Maduro, dijo. Ya intentaron en otro momento de la historia venezolana  aún más dividir a la Iglesia y nombrar obispos católicos, apostólicos venezolanos: la Iglesia Católica venezolana en contra de la Iglesia Católica institucional.

Eso ahora no va a fructificar y menos por parte de Maduro con todo el poder que tiene para hacer cadenas nacionales.

Lo que no quiere él es ver la magnitud de la devoción a la Divina Pastora. No va a acabar Maduro con la devoción de la Divina Pastora, ni con la devoción de la Virgen del Valle, ni con la devoción a  Nuestra Señora de la Chiquinquirá. Es un ridículo. Yo no sé quién está aconsejando a Maduro para que esté metiendo la pata en esta forma. Así como a él no le gusta que yo intervenga en sus asuntos políticos, cosa que no hago, tampoco él puede intervenir, como en un país totalitario, en las cuestiones religiosas. Me parece una arbitrariedad de él.

Si quiere ser devoto de la Divina Pastora, que vaya a una iglesia en Caracas donde esté la Divina Pastora, ya que no puede ir a Barquisimeto. Pero es que yo creo que Maduro ni a misa va.  Que se ponga ahora de católico mariano a promover la Divina Pastora, eso no se lo cree ni él.

-¿Será que ya dejó de creer en el gurú Sathya Sai Baba?

-Dicen eso: que fue a ver a ese gurú y que va a no sé dónde a besarle el tobillo a un braham. No lo puedo asegurar, pero ese es el comentario que hay. Pero que no me venga ahora a ponerme una bandera cristiana para intentar dividir al pueblo venezolano. Eso no lo va a lograr nunca. Como no logró Fidel Castro arrancarle del corazón a los cubanos la devoción a la Virgen de la Caridad del Cobre. Pero, Fidel fue inteligente. No se metió con eso. Ah, pero éste si lo va a hacer.

Ni él ni Diosdado Cabello van a lograr sus objetivos. Él, como Cabello, tienen discursos agresivos, explosivos y buscan enemigos donde no lo hay. Los enemigos que no ven son el hambre, la falta de medicinas, la inseguridad. ¿Crees que los gringos se van a meter en Venezuela? Aquí los dólares frescos son los que vienen por el petróleo. No sabemos que si siguen insultando al imperio se ponga bravo Trump y ordene que las empresas no compren más petróleo a Venezuela.

-¿Conoce a monseñor Antonio López Castillo?

-Claro. Fue mi alumno del seminario de Maracaibo. No oí el contenido de su homilía del sábado, pero tengo entendido que fue muy valiente, ardiente, llamando al despertar del pueblo – No podemos seguir callados.

Denunció que hay un proyecto de convertir La Basílica de Chiquinquirá de Maracaibo en patrimonio de los guardias nacionales y que nombren de párroco de La Basílica de Chiquinquirá a un capellán de la Guardia Nacional. Eso es meterse en camisa de once varas. Eso es meterse donde no le toca. Eso no es asunto de él. Es una cuestión de la Iglesia, no del presidente de la República. Y menos de la Guardia Nacional.

Es cierto que la Guardia Nacional tiene como patrona a la Chiquinquirá. Pero no para asumir La Basílica.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios