Trabajadores toman sede de Proagro por posible cierre

José Manuel Zaá | Jairo Nieto |

Unos 36 trabajadores, desde la tarde de este sábado, tomaron la sede del matadero de pollos de la empresa Proagro (Planta Beneficiadora de Aves Barquisimeto), ubicada en el sector Las Tres Topias del municipio Palavecino, estado Lara, por el temor a quedarse sin el sustento familiar tras el posible cierre definitivo de la institución.

Esta se encuentra completamente paralizada desde el 1º de noviembre de 2015, dijeron los empleados, pero el personal se mantuvo asistiendo a cumplir horario y percibiendo su salario; no obstante, la tarde del viernes se suscitó una situación irregular, cuando los gerentes hicieron presencia en la planta para “sacar equipos y maquinaria” en camiones tipo cava, bajo el alegato de necesitar dichos aparatos en otros centros.

Al percatarse de las intenciones de estos hombres, la comunidad y los trabajadores se alzaron y atravesaron un carro en la entrada para evitar la salida de los vehículos, impidiendo el traslado, pero aún se mantienen custodiando la infraestructura.

“Quieren salir de los obreros de aquí. Ellos (dueños de la empresa) se justifican en la escasez de materia prima y la situación del país pero sí hay como trabajar, tienen como traer los pollos para acá”, declaró a EL IMPULSO el señor Ramón Torres, quien tiene diez años de su vida en dicha institución.

Antes de la turbulencia que comenzó en el 2015, aseguró, eran 119 obreros en nómina; sin embargo, luego de negociaciones y ofrecimientos, varios han renunciado y sólo quedan los 36 que hoy se están viendo afectados.

“Nosotros tenemos que mantener a nuestras familias. Este matadero ayuda a mucha gente porque aquí se ven beneficiadas como 20 comunidades (300 personas) que vienen aquí a comprar”.

Esbozó que los directivos de la empresa están actuando ilegalmente, tras desacatar un amparo de la Inspectoría del Trabajo que prohibió sacar “así sea un tornillo” de las instalaciones.

Sobre los dueños de la firma nadie supo dar un nombre en concreto, aunque fueron menciondados “los Mendoza de Valencia”, quienes tienen 12 sucursales en el país.

Asimismo, afirmó que tras el intento de traslado de los equipos, los empleados encontraron uniformes, botas, toallas, chaquetas y entre otros artículos, con los cuales debieron ser dotados los trabajadores tiempo atrás.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios