FOTOS: La pared del Hospital de El Tocuyo impedía la entrada de malhechores

José Querales | / Fotos cortesía |

El derrumbamiento de la pared perimetral que resguardaba las instalaciones del Hospital Egidio Montesino en la población de El Tocuyo, se convirtió en un lugar de fácil acceso para la delincuencia, por cuanto mantiene bajo constante ataque el recinto hospitalario, incluyendo al personal médico, administrativo, empleados, obreros y pacientes a quienes los roban bajo amenaza, además hurtan equipos médicos, utensilios, medicamento entre otros y no conforme con estos desmanes, atracan a familiares, visitantes y todo aquel que se les atraviese, por lo que la gobernación larense lo que hizo fue facilitar el “trabajo” a los forajidos.

Esta situación se presenta después que el Ejecutivo Regional a través de la Fundación para el Mantenimiento de las Infraestructuras Públicas del Estado Lara (INFRALARA), enviara una cuadrilla de obreros a demoler la referida pared que dividía el Hospital de la calle y desde ese tiempo, es cuando se inician los hurtos y robos, lo que ha generado una constante zozobra para todos los moradores de esta jurisdicción morandina.

Violeta Graterol, Aidé Pérez, Miguel Alvarado, Rolando Castillo entre otros llegaron en el momento que INFRALARA tumbaban dicha pared y al preguntar el motivo, la repuesta fue que: “es una orden y será sustituida por una cerca para embellecer la zona”.

El centro de salud quedo desguarnecido

Una vez más la irresponsabilidad de los gobernantes –acotan los denunciantes- se hace sentir, pues lo único que consiguieron con derrumbar el muro, el cual estaba en buen estado, fue destruir la fachada, dejando el hospital desguarnecido, trayendo como consecuencia el aumento de la inseguridad en esta zona, pues la oscuridad  existente se presta para todo tipo de actos delictivos. Hasta el momento se espera por la culminación de la referida pared –aducen los vecinos- pues desde hace ocho meses fue que el mencionado muro lo tumbaron y las rejas las han ido instalando paulatinamente. Creemos que el Gobernador no da prioridad a las verdaderas necesidades de esta población, por cuanto el nosocomio -por ejemplo- está muy descuido, pues cada vez que llueve las filtraciones se multiplican; además en el sitio la basura se amontona en gran cantidad trayendo como resultado la acumulación de roedores y alimañas convirtiéndolo en un foco de infecciones. De la misma manera se presenta que los bachaqueros se adueñaron del lugar para revender los productos a precios especulativos, valiéndose de la necesidad por la que atraviesan los familiares de los enfermos que allí se encuentran.

Retraso en la obra, pero…

Por otro lado el Dr. Pedro Mujica, director del Hospital Egidio Montesinos dijo que: “la intención del Gobernador, Henri Falcón, es brindar una cerca perimetral que resguarde tanto las instalaciones del recinto como a sus usuarios y embellecer el área; -asegurando- que efectivamente hay un retraso por problemas no específicos”. -Además explicó contradiciendo a los testigos- “cuando el muro estaba en pie, les servía a los maleantes como resguardo e incluso gran cantidad de indigentes se apostaban en la pared, haciendo sus necesidades fisiológicas en el sitio”, subrayó.

Por su parte la presidente de INFRALARA, Ing. Vanessa Barrios aseguró que: “el muro derribado no era perimetral e incluso era media pared, es decir que no cerraba el recinto hospitalario y por ende no lo resguardaba de nada ni de nadie. Sin embargo –según adujo la Ing. Vanessa- las estadísticas reflejan que desde la demolición, la inseguridad en este sitio a aumentado, por cuanto la intención es colocar la misma forma del enrejado con el que ya cuenta el recinto, pero el retraso se debe a la situación-país, pues hay problemas con el acero, el concreto y las cabillas, lo cual ha impedido construir en su totalidad el brocal, afirmó.

Si no hay presupuesto completo no destruyan

Entre tanto la comunidad se declarará molestos con las autoridades regionales, alegando que son ciudadanos pacíficos, pero no por ello van a dejar de exigir lo que por derecho les corresponde. Por esta razón hace un llamado a los gobernantes para que si no tienen los materiales completos para realizar una obra grande o pequeña, no destruyan las ya existentes para congraciarse con la gente y después venir con su cara bien lavada a buscar votos que los beneficie para seguir engañando a las comunidades, pues aquí nos vamos a quedar sentados esperando la instalación del nuevo enrejado, expresaron al unisonó.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios