#Memoriafotográfica Recuerdos del sabio Francisco Tamayo Yepes (FOTOS)

-

- Publicidad -

I

La primera vez que supe de su existencia fue en 1972, visitaba a mi madrina Lulú, su hermana, dueña de la Librería Vogue, ubicada para entonces en la avenida 20 entre calles 28 y 29. Me conminó a guardar silencio pues su hermano Francisco descansaba en un cuarto de la casa ubicada en la avenida Rotaria. Era el menor de la familia Tamayo Yepes, compuesta por Genoveva de Azuaje, Ana Teresa de Soto Tamayo, Juan y Abigail de Leiva. Su madre llamada igual que mi madrina murió en el parto. Su padre Carlos Tamayo León, ante la desgracia lo encomendó a su hermano y su esposa, quienes guiaron su educación y crianza.
En El Tocuyo de la mano del maestro José Antonio Rodríguez López realizó sus primeros estudios, quien le inculcó valores primordiales vigentes para entonces en la ciudad madre. Nació en Sanare en 1902 y su vida fue un viaje a lo inmanente y desconocido. Pancho lo llamaban sus hermanos y sobrinos.

II
Viajó a Coro donde pretendió continuar estudios que no le fueron reconocidos, por lo cual a los 20 años de edad hubo de cursar cuarto grado y prácticamente comenzar de cero. Sobreviviente de la escuela que ripostó de El Tocuyo contra la tiranía gomera; convivió con los ilustres Edilio y Alcides Losada, Roberto Montesinos y el siempre inconforme general José Rafael Gabaldón, continuador de la tradición montonera y militarista que ha caracterizado la historia política de nuestro país desde su independencia. No por casualidad hizo migas con los hermanos José David y Elías David Curiel y la poetisa Polita de Lima en Coro. En 1943 obtuvo el título de profesor en Ciencias Biológicas en el Instituto Pedagógico de Caracas.

- Publicidad -

III

El reconocido antropólogo Miguel Acosta Saignes cuenta cómo en un viaje a las nacientes del Orinoco a comienzos de la década del 1960, organizado por la UCV y con apoyo del Gobierno nacional, navegaban por el río Guaviare en varias chalanas junto a numerosos pasajeros, que incluían indígenas, baquianos y científicos. Narra que la soledad prominente de la naturaleza los hacía ínfimos ante tan espectral presencia. El argot contemporáneo los calificaría de “acogotados” para no utilizar el simil de la defecación, y ciertamente así se encontraban ante un cauce interminable cuando avistaron una embarcación en sentido contrario con tres pasajeros, uno erguido en la proa mientras otros remaban. Por su mente pasó todo: vieron un rey que viajaba a encontrarlos; una deidad llevada por la corriente o un alma en pena de las que viaja por el indómito cauce. Todo el pasaje se encontraba expectante a medida que se acercaban hasta que cayeron en cuenta que se trataba de Francisco Tamayo, acompañado de dos indígenas que expresamente lo habían ido a buscar para mostrarle una planta tan venenosa que de cortarla con un machete, este quedaba infectado para siempre y todo lo que se cortara se marchitaba; fuese vegetal o animal. Eso les confirmó el propio Tamayo que viajaba con tan ínfima compañía y menguados recursos, ante aquella empresa con la cual tropezó. En septiembre de 1977 publicó un artículo en el diario El Nacional: “Más allá del Akurimá” en el cual describe el ambiente de tierras guayanesas y que le valió el premio Enrique Otero Vizcarrondo de ese año que otorgaba el diario capitalino al mejor ensayo.

IV

Recuperó historias del común para hacerlas vívidas y placenteras como la de “Juan salvajito”, hijo de una lugareña y un salvaje como se conoce al oso frontino en los Andes larenses. La historia la ubica en Terepaima hoy en día Parque Nacional. Cuenta la leyenda que “El Salvaje” sentía especial predilección por las mujeres jóvenes y embarazadas a quienes seguía y en determinado momento de soledad y descuido las secuestraba. Las subía a una mata de yagrumo y las embelesaba lamiéndoles la planta de los pies hasta sensibilizarlos de manera tal que hacía imposible pisar el suelo. Allí las sometía por largos periodos hasta la total sumisión. Juan Salvajito, personaje de esta curiosa narración que publicó hacia finales de la década de 1970, era el fruto de un rapto. Semejante a la historia escrita por el escritor inglés nacido en India Rudyard Kipling conocido como El libro de la selva criado por lobos.

La historia que escribe Tamayo rescata la tradición popular e inculca valores por especies amenazadas de extinción. En 1990, tuve la oportunidad, gracias a lugareños de un rincón apartado del municipio Morán, limítrofe con el estado Portuguesa, de observar una familia de osos frontinos jugueteando, lamiéndose y protegiéndose entre sí. Imagen que la cámara de mi memoria atestigua. De allí mi admiración por los testimonios que hizo vívidos el sabio Tamayo.

V

A mediados de 1960 tuvo lugar en el sitio de Angosturas, donde se erige el monumento a la desidia que es la represa de Yacambú, un cabildo abierto promovido por tocuyanos y quiboreños que promovían la construcción de la obra, se encontraban presentes el presidente del Concejo Municipal, los hermanos José Rafael y Crispiniano Colménarez Peraza y Francisco Tamayo, quien advirtió la desmesura de la empresa que allí se proponía y fue la única persona que se opuso en ese momento a tan faraónica e interminable empresa como ha quedado demostrado con el tiempo.

VI

Varias especies de plantas llevan su nombre. El Museo Antropológico de Quíbor también. Promovió y sembró especies y conciencia a lo largo del país, pero su legado se encuentra perdido en el olvido de una nación desmemoriada. Con Wanda de Tamayo tuvo dos hijas: Isabel Cristina y Mireya. A los 83 años falleció en Caracas el 14 de febrero de 1985.
Algunas especies vegetales nombradas en su honor:
– Axonopus tamayonis
– Erytina tamayonis
– Ichsntus tamayonis
– Lupinus tamayoanus
– Mammiliaria tamayonis
– Paspalum tamayonis
– Peperomia tamayoi
– Tamayoa paraguanensis

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

- Publicidad -

Más leido hoy

María Corina llegó a Apure en una curiaria ante el bloqueo del puente principal #22May

La líder opositora María Corina Machado llegó este miércoles al estado Apure, superando los obstáculos del camino impuestos supuestamente por partidiarios oficialistas que cerraron el puente que conecta Guárico con tierra apureña.
- Publicidad -

Debes leer

Javier Oropeza: Estamos complacidos de los 40 años de la Unexpo en Carora #25May

En el marco del 40 aniversario de la Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre (UNEXPO) núcleo Carora, el alcalde Javier Oropeza fue uno de los invitados especiales, y ocupó su puesto entre los panelistas asistentes al evento: Desafíos y Oportunidades para la Educación Universitaria en Venezuela en el siglo XXI.
- Publicidad -
- Publicidad -