La cultura del cambio y la innovación se impone en Venezuela

Rosmir Sivira | Foto: Karen Paradas |

A pesar del panorama venezolano, descrito por muchos como turbio y oscuro, existe un clima organizacional abierto al cambio. Se adoptan conceptos como la resiliencia y la tendencia a renovar procesos cobra fuerza, a propósito de atender los llamados del mercado.

Con base en dicho contexto, la coach organizacional, Hennymar Escobar, junto a la Cámara Venezolana de Comercio e Industria (Venamcham), dictó ayer en la Sala Alternativa de EL IMPULSO, un taller denominado Tiempo de Innovar.

A propósito de impulsar la cultura de la creatividad y la innovación en la empresa larense, la especialista explicó que para adaptarse a las realidades presentes y mantenerse activos como empresa a pesar de la crisis, es preciso no sólo innovar en productos, sino también dentro de la organización, bien sea a través de procesos y/o servicios, con el aporte de todos sus miembros.

Agregó que el rol de líder también ha evolucionado y ahora no se trata de alguien que indica procesos, sino que propicia la participación de todos los miembros de la comunidad, ya que el recurso humano es necesario para innovar.

También destacó la importancia de propiciar la cultura de aprendizaje en las empresas, para lo cual se requiere de disponibilidad de tiempo.

“Vivimos en un tren de ocupaciones, pero no es más exitoso quien está más ocupado. Eso es falso”, comentó la coach organizacional, quien aseveró que también es necesario aprender de los errores.

Al consultarle si son las jóvenes empresas más tolerantes al cambio, frente aquellas que crecieron bajo un mismo esquema o proceso, explicó que ambos grupos deben comprender y asumir las realidades actuales y si bien las empresas de larga experiencias traen consigo creencias, será precisa la creatividad, a fin de mantenerse en el mercado.

A objeto de aprovechar el talento humano para la innovación, recomendó definir procesos de comunicación dentro de la empresa, que brinden al trabajador la certeza para trabajar y mostrar sus ideas. De esta manera se pasa de la cultura organizacional a la cultura de la innovación.

Recomendó propiciar dinámicas vivenciales dentro de la institución, es decir, espacios que permitan crear, equivocarse y generar preguntas asertivas. Asimismo, manifestó que la cultura de la innovación en Venezuela es un proceso en ascenso y transición. Si bien se puede caer en fallas, múltiples empresas están en vías de aplicarla.

En la actualidad existe mayor concepción de las ideas y conciencia de la evolución.

En este sentido, Escobar recomendó: no permitir la paralización por el análisis, ya que genera límites y no produce resultados.

Afirmó que si bien la innovación es un proceso que va acompañado de los riesgos, estos deben ser controlados y medibles, en caso de que se requiera una rápida respuesta.

Describió el mercado larense como complejo, por las exigencias del mismo, pero a la vez cargado de oportunidades. De allí, que los empresarios y emprendedores de Lara se caractericen por su concepción de ideas concretar y apoyo a la evolución.

La innovación en sí misma propicia la evolución y es eso lo que requiere Venezuela en este momento. De lo contrario, pasará a ser un país estancado, que se niega a vivir.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios