En manos del Conas cayó la vigésima víctima de protestas en Lara

Marlyn Silva | Fotos:  Edickson Durán/Cortesía |

En lo que varios testigos  calificaron como  una “emboscada” encabezada por el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas), componente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB),  fue baleado el estudiante  universitario de 19 años de edad Eduardo José  Orozco Porra, la víctima número 20 asesinada en Lara en lugares donde se desarrollara alguna protesta antigubernamental.  Ayer en la tarde, Orozco estaba en el distribuidor  Bellas Artes, municipio Palavecino, cuando llegaron los castrenses con armas cortas empuñadas y  las accionaron contra unos 15 muchachos que estaban en el lugar.

En una camioneta gris y otra negra, un carro blanco Orinoco rotulado como la línea de taxis estatales y un Aveo verde oscuro llegaron unos ocho funcionarios de manera  sorpresiva al  distribuidor, debajo del cual estaban sentados  los jóvenes manifestantes. Enseguida, comenzaron a disparar y los muchachos corrieron  despavoridos. Orozco no pudo ponerse en resguardo. Una bala le perforó la cabeza. Para cuando los  hombres del cuerpo castrense lo llevaron  al Hospital  Central Universitario  Antonio María Pineda (Hcuamp) ya no respondía a los estímulos.

Junto con Orozco los funcionarios llevaron a la sala de emergencia a Gabriel José Conde Hurtado, de 18 años de edad. Tenía una herida por arma de fuego en la mano  derecha, lesión que ameritó  una cirugía  porque el proyectil  le afectó un tendón.

La madre de Conde, Yenny Hurtado, declaró a EL IMPULSO que  su hijo no participaba activamente en las manifestaciones en Cabudare por temor a los episodios de violencia no pocas veces repetidos en Palavecino. Aun así indirectamente estaba pendiente de las acciones de protesta.

Ayer, mientras acompañaba al grupo, aparentemente,  los protestantes vieron cómo se mezclaron entre ellos unos desconocidos, uno de los cuales sacó un arma al ver a los efectivos del Conas. Sin embargo,  esta versión  la refutó una persona testigo de lo sucedido y quien  pidió reserva de su identidad por seguridad. “No hubo enfrentamiento”, recalcó la entrevistada. Los jóvenes manifestantes, agregó  otro ciudadano, no estaban  armados.Todas  las balas,  coincidieron ambos,  fueron disparadas  por el organismo  de seguridad  actuante.

El Conas,  por su lado, a través de  la minuta  oficial  atribuyó  la muerte de Orozco a un enfrentamiento  de los manifestantes contra la comisión.  Los “terroristas”, como los etiquetan en el boletín,  estaban obstaculizando la vía, “cobraban peaje a los transeúntes”  y enfrentaron a  los funcionarios. Como  evidencias recogieron un revólver calibre .38, una lanza mortero, cinco cohetones y tres explosivos de fabricación  artesanal.

Además de dar muerte al universitario, arrestaron a cuatro muchachos: Jean Michae Thielen, Jean Carlos Espineli Presti, Moisés David Gómez Colmenárez y Conde Hurtado (herido en la mano antes mencionado). El delito  por el cual los señalan es terrorismo y ataque al centinela. Del caso están a cargo la fiscal militar número  26 y el fiscal 21 del  Ministerio Público en Lara, Carlos Muñoz.

 

Orozco estaba de vacaciones

La víctima de este hecho estudiaba  Administración en  una universidad  privada de Valencia, estado Carabobo y lo llamaban por afecto y por su origen andino El Gocho,  según aportó  una allegada de la familia  enlutada.

Los padres de Orozco tienen  domicilio en  la urbanización  Roca del Valle III, en Cabudare. Allí, llegó de visita el muchacho, el viernes 4 de agosto. Había salido de vacaciones en la universidad. En cuatro meses de protestas contra el Gobierno nacional, a él en Cabudare no lo conocían por ser un participante activo.

De a poco, amigos de la familia, cuya pérdida equivale a la quinta  persona asesinada en Palavecino en  ambiente de  protestas,  se acercaron a la morgue del Hcuamp para  compartir con abrazos  y apretones de manos  la consternación por lo sucedido.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios