Culpan al Gobierno por falta de agua en Palavecino

José Manuel Zaá | Foto: Iván Piña |
sin agua en comunidad los mangos en palavecino. 11/10/2017. foto ivan piña

El municipio Palavecino no debería tener problemas de agua desde hace 10 años, si se toma en consideración que el Gobierno nacional anunció –a partir de 2007- distintos proyectos de envergadura para la producción del vital líquido en la región y el gasto de millones de dólares en ellos, tales como la represa Dos Bocas y el Sistema Hidráulico Yacambú-Quíbor.

Así lo afirmó el presidente del Concejo Municipal de Palavecino (CMP), Freddy Pérez, quien, en compañía de los ediles de Avanzada Progresista, Freddy Carrera y Ricardo Rojas, rechazó que voceros del oficialismo achaquen las deficiencias del servicio que presta la Hidrológica del estado Lara (Hidrolara) al gobernador, Henri Falcón.

A su juicio, Hidrolara solo tienen competencias de distribución y mantenimiento del sistema; no de producción.

“En 2008 se firmó en Lisboa un contrato entre una empresa de Portugal y el presidente fallecido, Hugo Chávez, de 450 millones de dólares para la construcción de la represa Dos Bocas que estaría construida entre Lara y Portuguesa y tendría una capacidad de 18 mil litros por segundo para abastecer a más de 1 millón de habitantes de Acarigua, Yaritagua y Cabudare.

De ese contrato se adelantaron 75 millones de dólares y la represa jamás llegó a construirse. No sabemos a qué bolsillo fueron a parar esos millones”, dijo.

Recordó que en el 2009 autoridades gubernamentales plantearon un proyecto dique/toma proveniente del río Acarigua hacia una supuesta planta de tratamiento en Cabudare.
Aseguró que esta obra tampoco se ejecutó porque en ese momento la gobernación la había ganado la oposición.

“Yacambú-Quíbor ha sido la fuga de capital más fácil que han encontrado desde 1974 todos aquellos que han pasado por la construcción de esa obra que supuestamente iban a acabar definitivamente con el problema de la falta de agua para Lara. incluyendo Palavecino”, aseveró.

Afirmó que la solución más factible en la actualidad sería incorporar a la red de distribución los pozos privados (15) que se encuentran en las fincas expropiadas por el Gobierno nacional del Valle Turbio y que hoy administra Cval.

Asimismo, criticó que el Gobierno construya urbanismos en zonas en las que no se pueden garantizar los servicios públicos.

“No tendríamos problemas de agua en los próximos 10 años si se conectan a la red los pozos que tiene el Gobierno en el Valle Turbio”, recalcó.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios