FOTOS: Tomistas desconocen importancia de la estación experimental de la UCLA

María Fernanda Peñalver | Foto: Karen Paradas |

Hace dos semanas fue invadida la estación experimental Manuel Salvador Yépez, mejor conocida como El Torrellero, por la zona en que se encuentra en el municipio Simón Planas. Desde entonces, tanto autoridades como estudiantes han mostrado preocupación por el tema, puesto que se trata de un espacio de suma importancia para la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA).

El día lunes la rectora encargada, Nelly Velásquez se dirigió al lugar acompañada del decano de veterinaria William Zambrano, así como un grupo de representantes estudiantiles. Luis Torres, secretario general del centro de estudiantes del decanato de medicina veterinaria, fue uno de los presentes durante el encuentro con los tomistas.

El mismo aseguró que al menos 30 personas, provenientes de la comuna EL Maizal, estaban en el lugar alegando que la razón de su presencia es porque la estación se encontraba abandonada y estos pretenden recuperar la misma y a su vez instalar una “aldea de Misión Sucre”, según expuso el universitario. No obstante, el proceder de este grupo no se realizó dentro de las legalidades que se contemplan, tomando en cuenta que en el 2012 el Instituto Nacional de Tierras (INTI) otorgó un comodato a la UCLA con validez de 30 años.

“Les duele que se les llame ladrones, pero son eso”, expresó Torres a la vez que rechazó la campaña que se está realizando para mostrar imágenes que no muestran lo que realmente se hace en El Torrellero. Si bien se han encargado de asegurar que ni estudiantes ni obreros visitaban el importante espacio, estos se negaron que esto fuera así puesto que incluso existen grupos de preservación ecológica que constantemente visitan la estación.

Expuso que ciertamente, las actividades correspondientes a veterinaria se vieron un tanto paralizadas cuando iniciaron las acciones de calle, sin embargo, nunca han dejado totalmente solo el lugar, especialmente porque hay animales, proyectos y flora que mantener.

El presidente del centro de estudiantes, Kellyn Soteldo, relató que las personas dijeron haber incrementado la producción de leche durante su permanencia, no obstante, dijo que esto no era probable debido a que esto amerita al menos un año. Para los representantes estudiantiles la medida tomada por este grupo se hizo con intenciones políticas, además de estar siendo apoyados por el constituyentista Ángel Prado, a quien señalaron de haber impulsado la acción.

El Maizal aparentemente es una comuna que ha estado presente en diversas invasiones, siendo una de las más destacadas la finca homónima que también fue tomada. Sus miembros serían pequeños productores que pretenden hacer vida en estas tierras, en las cuales no se les ha cerrado las puertas dado que la UCLA ha trabajado de la mano con comunidades cercanas; pero estos no consideran importante gran parte de la labor que se realiza en El Torrellero.

Duro golpe

Uno de los riesgos más importantes que se tendría con la toma del terreno sería el académico, puesto que esta es la sede de múltiples prácticas que realizan tanto los estudiantes de medicina veterinaria como los de ingeniería agrónoma. Además de esto, se tendría la consecuencia de perder la Raza Carora, caracterizada por su calidad lechera, destacando el hecho de que solo en dicha estación se encuentran ejemplares puros, dado a que en otros lugares estos han sido mezclados.

Entre los planes que se tienen en la UCLA es trabajar el lado genético de esta especie y permitir su crecimiento a nivel nacional; por lo que se amerita un cuidado exclusivo.

El Torrellero no sirve únicamente para realizar prácticas, de las 96 hectáreas que posee, 48 hectáreas conforman una reserva vegetal conocido como “el pulmón de Sanare”, el cual mantiene tanto flora como fauna que se encuentra únicamente en el lugar e incluso, por su valor ambiental es resguardado por Inparques; así lo destacó Gerardo Camejo, representante estudiantil.

En el lugar además se tienen los planes de conformar el semillero, dado a que se han encargado de cultivar la semilla de soya con intenciones de que esta luego sea fuente de alimento para el ganado y así contribuir a la producción nacional.
También se cuenta con un valor histórico, debido a que el terreno perteneció a Juan Vicente Gómez e incluso, parte de sus instalaciones son patrimonio cultural, por lo que no pueden ser restauradas por la universidad.

Los universitarios indicaron que los tomistas desconocen lo relevante que es la estación experimental, asimismo, detallaron que los mismos no son habitantes cercanos, puesto que fueron trasladados por vehículos identificados de la comuna. Mientras tanto, al menos 1.500 estudiantes se ven perjudicados por esta acción, por lo que esperan que la misma sea resulta pronto.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios